Concepto de antropomorfo

La palabra antropomorfo, tiene origen en la unión de los siguientes términos tomados de la lengua griega: “anthropos”, en el sentido de hombre o ser humano, y “morphe” que alude a la forma. Es antropomórfico todo aquello que, sin ser, una persona, es representado con su formato, sea un animal, una cosa o un fenómeno o acontecimiento natural, como el viento, la tormenta o la muerte.

Se considera que atribuir forma humana, a aquello que no lo es, es parte de la naturaleza humana, para hacer a estos elementos, más cercanos a sus propios atributos y así comprenderlos mejor. Las representaciones en pintura y escultura de seres animados o inanimados, de modo antropomórfico es muy antigua, siendo una de las más longevas conocidas, una escultura de un hombre león, hecha en marfil, encontrada en Alemania, con una antigüedad de más treinta mil años. En pintura, se ha encontrado una obra rupestre, que fue titulada “El hechicero”, en la cueva francesa de Trois-Frères, representativa del arte paleolítico, llamada así, por creerse que sería un hechicero practicando un ritual. la pintura es controvertida en su interpretación, pero se trata de una figura con piernas humanas, pero que también tiene patas de oso, astas de ciervo, ojos de búho y cola de caballo, según un dibujo que hizo el arqueólogo francés, Henri Breuil en 1920, pero que no coincide con lo que las fotografías modernas muestran.

En la religión politeísta, especialmente griega, es frecuente la representación de sus dioses de modo antropomórfico, y atribuirles atributos humanos. En la religión y la mitología, se llama antropomorfismo a la consideración de los seres divinos como de forma humana, o el reconocimiento de las cualidades humanas de estos seres, lo que se conoce como antropoteísmo. Como herejía cristiana, el antropoteísmo se basó en la interpretación de la Biblia, donde expresa que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. En realidad, la Biblia considera al hombre como la más elevada creación de Dios, hecho su cuerpo de tierra, y su espíritu, es lo que lo semeja a Dios, según el cristianismo.

En personajes ficticios, especialmente en cuentos e historietas para niños, es frecuente observar personajes antropomorfos, por ejemplo, árboles que tienen piernas, brazos y ojos, o animales que caminan erguidos, y limpian sus casitas con elementos de aseo, o escriben con lápices, o pintan con pinceles, que pueden asir con sus manitas, etcétera. El Pato Donald, creación de Dick Lundy, personaje de Walt Disney es uno de tantos ejemplos, de ser ficticio antropomorfo. En la película “Cars” los que pueden realizar acciones humanas y poseen ojos y boca, entre otros atributos humanos, son los automóviles.