Concepto de baluarte

La palabra baluarte, se originó en el neerlandés “bolwerc”, y, luego de ser tomado por el francés como “balouart”, llegó a nuestro idioma, como baluarte; para designar una empalizada o recinto fortificado, usado como medio defensivo. Es sinónimo de bastión.

Los baluartes, surgieron el Italia a fines del siglo XV, como medio de defensa ante los ataques de cañones, siendo también usados como plataforma de artillería, y siendo de origen italiano, los primeros autores de obras de ciencia militar donde mencionaban los baluartes, y los primeros ingenieros en construirlos, entre ellos Julián de Sangallos, que probablemente haya sido el primero en diseñar un baluarte, y Michelle Sanmichele, que construyó fortificaciones en Verona, dotadas de baluartes, en 1527.

Su uso se extendió por toda Europa, un siglo después, ante la ineficacia de los castillos medievales de resguardarse de las nuevas armas.

Los baluartes tienen forma pentagonal, y sobresalen del muro exterior de las construcciones, para cubrirlas. Poseen un ángulo saliente integrado por dos caras, y se unen al muro de cortina, por dos flancos. Se ingresa por una línea de gola, que permite el paso, de la plaza al baluarte.

Los baluartes son lugares que sirven para defender la plaza, de los ataques enemigos, que envuelve a la fortaleza y la protegen del fuego cruzado.

Pero no solo se construyeron baluartes en Europa. La ciudad mexicana amurallada de San Francisco de Campeche, ubicada a orillas del Golfo de México (provincia de Yucatán) fundada en 1540, servía de puerto para los intercambios comerciales entre la colonia y la Corona española; pero recibía continuos ataques por parte de piratas y corsarios, por eso la ciudad fue amurallada, y se establecieron ocho baluartes: San Juan, Santa Rosa, San Carlos, San José, San Pedro, San Francisco, San Miguel y La Soledad.

Se conoce, también, como Baluarte, al Palacio de Congresos y Auditorio de Navarra, un edificio de 63.000 m², en forma de L, construido para albergar allí eventos comerciales y culturales, que se terminó de construir en 2003, para el desarrollo cultural de Navarra, con salas de exposiciones, sala sinfónica, sitios para reuniones de congresos, restaurantes, etcétera. Se lo conoce como Baluarte, porque se erigió sobre el Baluarte de San Antón, de la Ciudadela de Pamplona, el que fue derribado en 1889, para el ensanche de Pamplona.

Figurativamente, todo aquello (objeto o sujeto) que defiende algo material o espiritual es considerado un baluarte. Por ejemplo, en el Himno Nacional de Chile, se nombra a las montañas majestuosas, como baluartes protectores de la nación, dadas por don de Dios.