Concepto de bota

La palabra bota, procedente del latín “buttis”, significa botella de cuero. Se trata de la denominación de un recipiente con formato de pera, con una abertura en su parte estrecha por donde sale el líquido, generalmente vino, en chorros finos, y se cierra con un tapón. También se aplica, por extensión a cualquier cuba destinada a contener líquidos.

Del francés “botté”, bota, se refiere a un tipo de calzado, en general de cuero, que cubre el pie, el tobillo y una parte de la pierna, hasta la pantorrilla o rodilla, y hasta puede llegar a extenderse encima de ella. Pueden o no tener un taco y/o plataforma, las hay de dama y de caballero y para los días lluviosos, siendo en este caso, impermeables. Algunas son de vestir, cuyas variantes de color y diseño siguen los caprichos de la moda, y otras, para determinadas actividades específicas como las botas de montar, las que, en determinadas zonas, son llamadas botos.

En las industrias, los obreros usan botas de seguridad, como las que se emplean en la siderurgia, o en las fábricas en las que trabajan expuestos a descargas eléctricas, caída de materiales o derrame de sustancias peligrosas.

Muchas profesiones usan botas en sus uniformes. Los bomberos, usan botas especiales, resistentes al fuego y al agua, hechas de piel hidrófuga. Policías y militares también utilizan botas de protección, con buen agarre para andar en zonas abruptas.

La expresión “estar con la botas puestas” se refiere a estar listo y preparado para cualquier acción que se le demande. “Ponerse las botas” implica, coloquialmente, lograr un enorme provecho o lograr aprovechar muy bien de una situación.

El Literatura, “El gato con botas” es un cuento popular para niños, producto de la recopilación que el escritor francés Charles Perrault, realizó en el año 1695. Lo publicó en su libro “Cuentos de antaño” en el año 1697. Se trata de un pícaro y mentiroso gato, que logra conseguir la mano de un princesa para su humilde amo, que solo obtuvo ese gato en el reparto de los bienes de la herencia de su padre.

Bota, del verbo botar, procede del germánico “*bōtan” se emplea en el sentido de “golpear”, y se aplica a la acción de desprenderse de algo o alguien, echarlo, tirarlo o expulsarlo, por ejemplo: “Miguel bota sus residuos diariamente en el contenedor”, “Me han dicho que me botarán del club si sigo causando problemas” o “Si botas la ropa que no usas, avísame, pues sé que está en buenas condiciones, y muchas personas podrían apreciarla”.

Buscar otro concepto