Concepto de gaucho

No hay acuerdo sobre cuál es el origen etimológico de la palabra gaucho. Groussac la hace derivar de “gauderio”, del latín “gaudeo” en el sentido de alegre y errante. Otros dicen que procede del quechua “huachu” por ser vagabundos, o que nació del árabe “chaouch” y Lenz, del araucano “cauchu” que puede traducirse como amigo.

El gaucho era un personaje característico de ciertas zonas campestres de América Latina, entre ellas, Argentina, Uruguay, sur brasileño y Paraguay. Los gauchos presentaban un modo de vestir característico (poncho, botas, chiripá) usaban boleadoras para cazar, eran hábiles jinetes y conocedores de las tareas rurales. Les gustaba tomar mate y emborracharse en las pulperías. Quedan ya pocos gauchos, pero fueron de muy notable influencia entre los siglos XVIII y XIX, con gran participación en las guerras de independencia. En el siglo XVII solía llamárselos gauderios.

Eran sencillos, generalmente mestizos o criollos, de costumbres humildes, de muy escasa instrucción y sumamente rudos. Vivían en sus ranchos (aunque eran semi-nómades) en compañía de su “china” y sus hijos. Muchos de ellos eran rebeldes y contrarios a la aceptación de cualquier autoridad formal. Acostumbraban a tomar mate y tocar la guitarra. Tuvo un carácter despectivo hasta fines del siglo XIX, cuando comenzaron a ser identificados con la ideología federal de organización estatal. El caudillo de la Banda oriental, José Gervasio Artigas, conformó su ejército con gauchos e indios para lograr la independencia de su territorio con respecto a España.

Un pensamiento contrario a los gauchos podemos apreciarlo en Domingo Faustino Sarmiento, padre de la educación y presidente argentino, que escribió “Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas” en 1846. Se trata del análisis de la vida del caudillo riojano Facundo Quiroga, al que asocia a la barbarie (Sarmiento era unitario). Sarmiento consideraba al gaucho como si fuera un animal, cuya vida menospreciaba.

El escritor José Hernández, inmortalizó las características del gaucho como hombre valeroso y libre, en su “El gaucho Martín Fierro”, que publicó en el año 1872. Siete años después escribió “La vuelta de Martín Fierro”, que completa la historia de este gaucho que relata sus penurias poéticamente, “cantando sus penas”. Estaba al servicio del Estado en la lucha contra los aborígenes en la conquista del desierto. El gaucho es reconocido el 10 de noviembre, fecha en que se celebra en Argentina el “Día de la Tradición” por ser el día del nacimiento de José Hernández.