Concepto de capitalización

En Economía, la capitalización es el resultado de capitalizar, que implica hacer rendir económicamente un capital inicial, o sea, tomando un conjunto de bienes que uno posee, hacerlo que se incremente en su monto.

También puede usarse en el terreno personal y social, para hablar de todo aquello que nos puede brindar beneficios económicos o espirituales, siendo capitalizar en este caso, sinónimo de sacar provecho u obtener beneficios de cualquier tipo: “Supo capitalizar las enseñanzas de su maestro, y se convirtió en un renombrado científico”, “Capitalizó sus redes sociales para conseguir un buen empleo”, “Capitalicé mis experiencias amorosas y ahora pude elegir, al fin, a la pareja que realmente necesito y quiero” o “Capitalizó sus errores, aprendió de ellos, y actualmente es un gran hombre de negocios”. En este sentido se usa en España la expresión “capitalización del paro”, que significa aprovechar la circunstancia negativa del desempleo, usando el pago único que se recibe por ese motivo, para adquirir herramientas y capacitarse a efectos de conseguir un trabajo digno y bien calificado, generando su propio emprendimiento laboral, como autónomos o como socios.

Tipos de capitalización en Economía

La capitalización bursátil o de mercado, representa el patrimonio de una empresa y está constituida por las acciones que posee la entidad, y que cotizan en el mercado de valores. Estas acciones van a ir variando su valor, de acuerdo a la oferta y la demanda, por lo cual ese capital es variable y se calcula en un momento determinado, multiplicando sus acciones, por el valor de ellas, y representa el valor estimativo de la empresa, su confiabilidad y sus perspectivas futuras.

La capitalización simple, usada en general a corto plazo (menos de un año) puesto que es solo en estos casos, donde resulta redituable, es la suma de los intereses que devenga cierto capital, pero que no se van acumulando al mismo, para generar mayores intereses, y por lo tato, como el capital se mantiene constante, los intereses serán relativamente iguales. Si los intereses se van sumando al capital y obteniendo mayores intereses, se trata de una capitalización compuesta, que se aplica en plazos mayores a un año. Si los intereses continuamente se van acumulando, reinvirtiendo a cada instante los intereses, se habla de capitalización continua.