Concepto de cínico

El término cínico es un adjetivo, que nos remite, en la búsqueda de su origen, al griego “kynós” que se traduce como “perro”. Pasó al latín como “cynicus” en referencia a la escuela filosófica cínica, cuyos principales exponentes han sido el ateniense Antístenes (444 a. C. - 365 a. C.) que impartía sus enseñanzas en un gimnasio, al que llamó cinosarges (perro blanco); y Diógenes, nacido en la colonia jonia de Sínope (412 a. c-323 a. C.).

Esta corriente filosófica, integrada por discípulos de Sócrates (por eso en sus inicios fue conocida como “escuela socrática menor”) era defensora de la libertad moral e intelectual, de la humildad, caracterizados además por el desprecio al lujo y a todo bien material, realzando la importancia de la vida en contacto con la naturaleza, en detrimento de las estructuras sociales (escuela, Estado y normas de cualquier tipo) a las que consideraba ataduras para la libertad y un obstáculo para alcanzar la felicidad; por eso fueron comparados con la vida que llevan los perros, simple y despreocupada de toda aspiración mundana.

Los cínicos presentaban un aspecto descuidado: no se afeitaban, y sus ropas lucían andrajosas, y complementaban su atuendo con un bastón. Sus comentarios estaban cargados de ironía y humor ácido, y no tenían oficio o profesión.

Con la conquista de Grecia por parte de Roma, el cinismo, perduró en ese imperio con gran influencia en el pensamiento, hasta el siglo V.

El concepto evolucionó, independizándose del campo filosófico para calificarse de cínica a aquella persona que se burla de los demás, de forma desvergonzada, expresándose de modo grosero y sin prejuicios. Son sarcásticos, y gozan con lanzar provocaciones y agresiones, imprudentes y mentirosas. No creen en la bondad del alma ni en la buena intención de las acciones humanas. Puede considerarse sinónimo de hipocresía.

Ejemplos de uso: “Me miró con el cinismo reflejado en su rostro, y me dijo que no le importaba nada de mí, que me arreglara como pudiera, ya que yo era muy poca cosa para él”, “Cínicamente mostró a la gente pasando frío y hambre, a la que filmó desde su automóvil lujoso” o “El político expresó un cínico mensaje, donde decía que el pueblo estaba feliz, mientras en las calles la gente se manifestaba en su contra”.

En el cine, “Cínicos” es una película dramática argentina, estrenada en 2017, dirigida por Raúl Perrone, donde se muestran las vivencias anárquicas en una fábrica abandonada, comparada con el modelo de la visión del cinismo filosófico griego.