Concepto de cupo

Cupo es la tercera persona, del modo indicativo, en pretérito perfecto simple, del verbo caber, del latín “capere” que se traduce como tomar o coger. En este sentido se usa para expresar que algo o alguien pudo caber o entrar en un determinado compartimento o recinto, por ejemplo: “El perro cupo en su casita” o “La carta cupo dentro del sobre”. Puede también ser se algo inmaterial: “Al director del establecimiento le cupo la responsabilidad por los actos ilícitos cometidos en la sede”.

Como sustantivo, un cupo es una parte, porción o cuota, que le es asignada a una persona o grupo en un préstamo, en una contribución, en un tributo o en un servicio.

Son también cupos, las vacantes para formar parte de una institución, por ejemplo: “El cupo para entrar en el primer año de la escuela es de 200 alumnos”, “Debes inscribirte rápido pues el cupo no es ilimitado” o “Pondrán un cupo para ingresar en el estadio de fútbol para ver el partido”.

En la República Argentina, se sancionó en el año 1991, durante el gobierno del presidente Carlos Saúl Menem, la Ley de Cupo Femenino, número 24.013, como parte de las reivindicaciones políticas obtenidas en los últimos años por las mujeres, que así tienen asegurada su representación en las bancas legislativas. Primero se aplicó en la Cámara de Diputados, y en 1995, en la integración del Senado de la nación. La Ley obliga a que haya un cupo de 30 % en la lista de candidatos eleccionarios que se reserve a mujeres. En 2015, el cupo se extendió a los representantes del PARLASUR.
En 2017, la ley 27412, estableció la paridad de género, por lo cual el cupo femenino en las elecciones argentinas de 2019, se elevará al 50 %.

También existe la obligatoriedad de respetar un cupo laboral en el Estado (y en algunos casos también en instituciones privadas) para las personas con discapacidad. Entre otros países, y a modo de ejemplo, el cupo en Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador es del 4 %; en Perú y Paraguay del 5 %, mientras que en España, Nicaragua y Panamá es del 2 %.