Concepto de hípico

La palabra hípico procede del griego ιππικος o “hippikos” integrada con los siguientes términos de origen griego “hyppos” que se traduce como caballo, más el prefijo de relatividad “ico”. Hípico, es, por ende, todo aquello relacionado con los caballos.

Hay varios deportes que se califican como hípicos pues se practican valiéndose de caballos, denominándose por este motivo, también, deportes ecuestres. Comprenden entre otros, la doma clásica y los saltos ecuestres. La práctica de montar a caballo que puede ser considerada un arte, se denomina equitación, que es una de las especialidades de los deportes ecuestres.

Otro deporte hípico es el polo, que se compite por equipos de cuatro jinetes a caballo cada uno. El propósito es lograr llevar una pequeña pelota, a la que se arrastra con un palo, sin dejar de montar el caballo, hasta la portería del equipo rival.

En sentido restringido, se califican de hípicas a las carreras de caballos, que se corren en los hipódromos, y donde se reciben apuestas sobre cuál es el caballo que los apostadores consideran que será el ganador. También se las denomina turf, palabra que en inglés significa césped, pues si bien se conocieron en antiguas civilizaciones, como la griega, de donde pasó a la romana; fueron en las campiñas inglesas donde se recrearon en sentido moderno.

En estas carreras hípicas, se demuestra la habilidad tanto del caballo como de su jinete, que recorren la arena o césped del hipódromo, en pistas que generalmente son ovaladas y cerradas. Pueden serles requeridos saltos además del galope.

Se requiere que los caballos estén cuidados y adiestrados, y allí el adiestrador debe lograr con el caballo una relación armónica y equilibrada, evitando la brusquedad, ya que los caballos son seres muy sensibles. Como son animales acostumbrados a obedecer al jefe de la manada, no les resulta difícil acatar las órdenes de su entrenador.

Los caballos también se utilizan para hipoterapia o equinoterapia, para rehabilitación física y mental de personas de todas las edades, utilizando al caballo como herramienta terapéutica, sobre todo en casos de autismo, dificultades motores, parálisis cerebral, etcétera.