Concepto de ilustre

El origen del adjetivo ilustre, lo encontramos en el vocablo latino “ilustris”, que se integra por el prefijo de intensidad “in” y por “lustris”, a su vez derivado de “lux”, en el sentido de “luz”. De acuerdo a su etimología, ilustre es aquella persona, física o institución, su obra o su memoria, que está muy iluminada, radiante y llena de luz.

Ilustre es alguien que es o ha sido célebre y prestigioso, que ha hecho grandes obras y ha trascendido o se supone que trascenderá a su tiempo. No debe confundirse con la fama que alcanzan artistas u otros personajes populares, lo ilustre está ligado a la gloria, al prestigio y a la eminencia, por ejemplo: “Fui alumna del ilustre profesor que se destacó por sus descubrimientos en el campo médico, que permitió salvar muchas vidas, y eso me colma de orgullo”, “Muchos de nuestros ilustres patriotas dejaron su vida en el campo de batalla” o “La ilustre obra de la Madre Teresa de Calcuta, en pos de los necesitados, es conocida en el mundo entero”.

Como fórmula de cortesía se aplica al dirigirse a algunas personas con cargos religiosos o administrativos relevantes, como en el caso de los canónicos a quienes se los nombra como “Muy Ilustre Señor” o en referencia a los órganos colegiados de justicia, a quien se les nombra como “Ilustre Sala”.

En la Masonería, el ilustre Gran Comendador o Soberano Gran Comendador, es aquel que lidera el Supremo Consejo del Grado 33, con jurisdicción sobre las cámaras ubicadas entre los grados 4 y 33.

Antíoco IV fue un monarca sirio, que vivió entre los años 200 y 164 antes de Cristo, que era muy extravagante y malvado. Intentó imponer el culto a los dioses griegos, tomó Jerusalén y persiguió al judaísmo; y, si bien fue apodado Epífanes, término griego cuya traducción es “Ilustre”, muchos lo llamaron Epímanes, que significa “loco”.

En el Cine, bajo la dirección de Gastón Duprat y Mariano Cohn, se estrenó en Argentina, la película “El ciudadano Ilustre” en el año 2016, perteneciente al género comedia dramática. Trata de un escritor argentino consagrado, que vive en Europa, que ha sido merecedor del Premio Nobel de Literatura. Sus novelas están ambientadas en el pueblo de su infancia, en un lugar de la provincia de Buenos Aires, llamado Salas, que en realidad es un sitio imaginario. El escritor no ha vuelto a su pueblo desde hace más de cuarenta años, hasta que recibe una carta, invitándolo a recibir una condecoración como Ciudadano ilustre. Viaja, accediendo a la invitación y eso abre la puerta a una serie de encuentros y desencuentros con sus antiguos amigos y conocidos.