Concepto de meticuloso

La palabra meticuloso, del latín “meticulosus” es un adjetivo, que se integra con los siguientes términos: “metus” que se traduce como “miedo” y el sufijo de abundancia “osus”. Literalmente significa “lleno de miedo”, y se aplica a aquellos seres, que, temerosos y tímidos, cuidan hasta los detalles más insignificantes para hacer todo bien, evitando equivocarse, lo que sería para ellos una tremenda frustración.

Los meticulosos, son personas (niños, adultos o ancianos) ordenadas, que cuidan los detalles en todos los aspectos de su vida, o en algunos de ellos. Son metódicos, ordenados, organizados, perfeccionistas, autosuficientes, productivos, precisos y se toman tiempo antes de decidir o realizar cosas, ya que no improvisan, ni hacen las cosas rápido y de cualquier modo.

Es bueno ser meticuloso, aunque los extremos, como en todo, pueden resultar peligrosos, y convertirse en obsesivos. EL TOC (trastorno obsesivo compulsivo) es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos recurrentes que se alivian con comportamientos repetitivos y meticulosos, que, de no hacerse, se cree que se desencadenará una catástrofe. Por ejemplo: “Mi esposo es tan meticuloso con su aseo personal, que se priva de cualquier actividad que pueda ensuciarlo, incluso, no juega con los niños, por temor a que lo manchen, y si se ensucia, se pone sumamente nervioso, lo que me preocupa, pues ser un problema, así que lo consultará con su médico”.

Otro problema de los meticulosos, es que, al ser tan minuciosos, demoran mucho en concretar su tarea o su plan; el que muchas veces queda inconcluso, pues jamás está tan bien como ellos desearían.

Como dijimos, hay personas que solo son meticulosas en algunas cosas y no en otras, por ejemplo: “Soy muy meticuloso con mi trabajo, pero cuando llego a mi casa me libero y dejo todo desordenado”, “Mi hijo es muy meticuloso cuando hace la tarea de la escuela, es prolijo y sus respuestas son completas y muy elaboradas, pero es muy descuidado con sus juguetes” o “Mi esposa es muy meticulosa con el orden hogareño, pero para nada con los gastos, ya que ni sabe cuánto gasta o cuánto dinero le queda para el resto del mes”.