Concepto de procurador

Un procurador es aquella persona que ejerce la procuraduría, vocablo integrado por el prefijo “pro” que indica una dirección hacia adelante; el verbo curar, que procede del latín “curare” que alude a cuidar o proteger; el sufijo de lugar “ería”, y el sufijo “dor” que alude a “agente”.

Un procurador es aquella persona que representa legalmente a alguien por mandato suyo, procurando llevar a cabo la defensa de sus intereses y la gestión de sus asuntos.

Esta representación puede ejercerse en el plano económico o de los negocios del sujeto, persona física o jurídica: “He nombrado un procurador para que se encargue de la venta de algunos de mis inmuebles ya que pienso radicarme en el exterior”.

En religión, los procuradores, son los que se encargan en un convento, de su administración.

En la antigua Roma, el cargo de Procurador integraba una de las magistraturas republicanas, y su ocupación era predominantemente financiera y privada. En el Imperio se le da el título de “Procurator Augusti” a quienes se ocupaban del manejo administrativo de las provincias del César, por mandato del emperador. A partir del emperador Claudio, se les asignó el título de procuradores a los gobernadores de las provincias ecuestres, que dejaron de ser prefectos. A fines del siglo I, los procuradores fueron ocupando cada vez más cargos dentro de la administración imperial. El que se ocupaba del cobro del impuesto sobre las herencias, recibía el nombre de “Procurator XX hereditatum”. El que administraba todos los bienes de otro recibía el nombre de “Procurator omnium bonorum”.

Existieron en España desde la Edad Media, procuradores de la iglesia, del rey o reales, los de la Sal, los de la ciudad, etcétera.

En las Cortes, durante el Antiguo Régimen, las ciudades y villas nombraban un procurador o diputado, para representarlas en alguno de los tres estados que constituían el orden feudal, formando el estamento de procuradores.

En España, en las comunidades de Castilla y de León, existe la figura del Procurador del Común, que tiene por misión la defensa de los derechos de los ciudadanos. Es un defensor del pueblo. El Procurador del Común es elegido por los Procuradores en Cortes (miembros representativos de las Cortes) que los designan por cuatro años.

En el ámbito jurídico un procurador es aquel que representa a los clientes en un juicio frente a los tribunales. En España es un profesional en leyes. Ejecuta resoluciones judiciales, impulsa los traslados de éstas, examina los escritos judiciales, colabora con la subsanación de errores, destraba obstáculos y realiza el traslado de las notificaciones, entre otras funciones. Representa a sus clientes y es un colaborador de la justicia. Es un licenciado en Derecho que trabaja en colaboración con el abogado. Su intervención en algunas causas es obligatoria y asegura la igualdad de las partes en el proceso. En Argentina, los procuradores son profesionales del Derecho, que obtienen su título haciendo la misma carrera de abogado, pero con menos materias. No pueden representar a sus clientes sino que son auxiliares de los abogados.

En Argentina, el Procurador General de la nación, dirige el Ministerio Público Fiscal, siendo los fiscales los que se encargan de defender en los tribunales los intereses públicos.