Concepto de septentrional

La palabra septentrional procede etimológicamente del latín “septentrionis”. Los antiguos romanos llamaban así a dos constelaciones, la Osa Mayor y la Osa Menor, integradas cada una de ellas por siete estrellas. De allí que el vocablo se integre de “septem” que se traduce como “siete”. Dentro de la constelación de la Osa Menor, se halla la estrella polar que es tomada como referencia del punto cardinal Norte, por los navegantes, y que a partir de su identificación les permite conocer el resto de los puntos cardinales. El término se complementa con “onis” que tiene el significado de “buey”, atribuyéndose a que eran siete bueyes los que tiraban para ellos de la bóveda celeste, para hacerla girar sobre el eje que se ubica pasando por la estrella polar.

Lo septentrional, o también llamado boreal, se vincula con el Norte, como punto cardinal. Ejemplos: “Alaska es una zona septentrional”, “A Egipto lo ubicamos en la parte septentrional del continente africano” o “En la parte septentrional de Argentina, hay que distinguir la parte Este, que es húmeda, y la Oeste que es seca”.

Como término antagónico, y que, por lo tanto, se refiere al sur, encontramos la palabra meridional.
Son conceptos relativos, pues se basan en la posición con respecto a puntos de referencia. Por ejemplo, en Argentina, la provincia de Entre Ríos es septentrional si la relacionamos con la Provincia de Buenos aires, pero es Meridional con respecto a Corrientes y a Misiones. Como concepto absoluto está determinado por el punto del horizonte cuya perpendicular transcurre por la Estrella Polar.

Los vientos que soplan del Norte, también son conocidos como vientos septentrionales. En Argentina son vientos cálidos.

Al norte de la República Dominicana, se encuentra la falla septentrional que ocasiona un alto riesgo sísmico para la zona.