Concepto de tauromaquia

La palabra tauromaquia es un término que provino del griego ταυρομαχία que puede leerse en nuestro idioma como tauromachía, vocablo integrado por ταῦρος o taûros que significa 'toro1' y por μαχία o machía en el sentido de 'lucha'.

La tauromaquia es lo que vulgarmente llamamos hoy toreo o corrida de toros, que es la forma más común, y es la lucha o combate que enfrenta a un torero con un toro, convertido en espectáculo público, donde la crueldad humana se expresa en toda su magnitud, asumiendo el torero un gran riesgo por elección, y debiendo aceptar el animal una condena a muerte, por imposición cultural.

Estos actos de supuesto valor contra un animal que solo puede defenderse con su fuerza física y que es incitado a atacar a un hombre que debe esquivar las embestidas, se remonta a la Edad de Bronce y es similar a lo que los romanos hacían en sus circos. El uso de toros para la lucha data del siglo XII la que fue evolucionando hasta llegar en el siglo XX a una versión moderna, que cobró gran ímpetu en España luego de la Guerra Civil y el surgimiento de un célebre torero, llamado Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, apodado Manolete (1917-1947) y que murió en la Plaza de Toros de la ciudad Linares en Andalucía, víctima de una cornada.

La tauromaquia incluye la crianza de los toros de lidia, y todo lo relativo al espectáculo, como la ropa del torero, los carteles y resto del decorado que lo hacen atractivo.

El torero puede luchar montado a caballo o a pie, que es la versión moderna, y se desarrolla la corrida en las plazas de toros, que son sitios circulares, cercados y sin techo, denominados ruedo.

Además de torero y del toro, participan entre otros, los subalternos que ayudan al torero en caso necesario, los banderilleros que colocan las banderillas o avivadores para incitar al toro, y el picador.

Entre los países donde se practica se pueden mencionar a España, México, Venezuela, Ecuador (prohibida en Quito) Colombia (en un 60 % del país) y algunas regiones de Francia.

Existen libros de tauromaquia destinados a tratar sobre este supuesto arte. En 1816, Francisco Goya, renombrado pintor español, publicó una serie de 33 grabados, titulados “La Tauromaquia”.