Concepto de asir

Asir es un verbo que se derivó del latín “ansa” en el sentido de empuñadora o asa. Asir significa tomar, sujetar o agarrar alguna cosa.

Ejemplos: “No pude asir el pájaro porque cuando intenté atraparlo se escapó”, “Para asir un elemento caliente, protege tus manos, ya que de lo contrario te quemarás”, “Si no logras asir ningún alimento, pasarán hambre”, “Debes asir fuerte esta caja, ya que contiene elementos frágiles, y si se cae, se romperán” o “me lastimé los dedos y por eso no puedo asir el lápiz y tuve que interrumpir mis tareas hasta que me cure”.

El ser humano tiene la posibilidad de asir elementos con mayor facilidad que el resto del mundo animal, por tener pulgares oponibles pero además la posibilidad de flexionar todos los dedos y unirlos entre sí, lo que faculta sujetar las cosas.

En general cuando hablamos de asir lo relacionamos con cosas materiales, que pueden verse y tocarse, y por eso pueden asirse de hecho; pero también pude aplicarse a los casos en que tomamos o aprehendemos cosas inmateriales como por ejemplo: “Pude asirme de varios conocimientos sobre el tema, y ahora veo todo mucho más claro” o “Al asirme de ideas más modernas y menos estructuradas pude dar un giro a mi vida y ser una persona más feliz”.

En Uruguay, hubo una revista literaria, titulada “Asir”, nacida en la ciudad de Mercedes, departamento de Soriano que editó treinta y nueve números generalmente mensuales, entre los años 1948 y 1959. Fue organizadora de dos concursos en el rubro cuentos y se convirtió en editorial desde 1952.

En Geografía tiene el nombre de “Asir” una provincia de algo más de setecientos mil habitantes, con una superficie de cien mil kilómetros cuadrados, ubicada dentro de Arabia Saudita, en su zona sudoeste, con una altura de 1.624 metros.