Concepto de avezado

Avezado es la acción y efecto del verbo avezar, integrado por los siguientes términos latinos: el prefijo de proximidad “ad”, y “vitiare”, derivado de “vitium” en el sentido de vicio o defecto, usándose avezado para aquel conocedor profundo de algo, que advierte sus errores y problemas, por practicar con habitualidad y presteza dicha tarea.

Ejemplos de uso: “Mi padre es una avezado entrenador de perros, aprendió la técnica y la practicó desde que era un adolescente”, “No soy un avezado conductor de automóviles, hace muy poco me dieron la licencia y necesito bastante práctica todavía para conducir en calles demasiado transitadas”, “Mi primo es un avezado nadador que ya obtuvo varios premios en diversos certámenes” o “Quiero convertirme en un avezado cirujano, por lo cual, le dedicaré mucho tiempo a entrenarme en forma teórica y práctica”.

Para convertirse en alguien avezado se requiere esfuerzo, paciencia y constancia, ya que nadie nace con esa cualidad, sino que se adquiere con el transcurso del tiempo y la práctica continua. Muchas veces alguien que era avezado en alguna disciplina, al no practicarla durante un lapso de tiempo prolongado, pierde esa destreza. Ejemplo: “Yo era un avezado deportista, pero luego abandoné la práctica y ahora me cuesta retomar ese hábito tan saludable”.

También se necesitan ciertas aptitudes naturales, pero en general, la mayoría de las veces, el esfuerzo logra vencer las limitaciones que el individuo pueda tener: “Yo era una persona temerosa del mar aunque navegar me gustaba mucho, pero gracias a mi entrenamiento y a mis ansias de superación, me convertí en un avezado marino” o “No nací con talento para dibujar o pintar, pero como anhelaba hacerlo, practiqué tanto, que hoy soy un avezado artista plástico”.

Todos los casos anteriores denotan que es algo muy positivo, aunque si se trata de delitos o faltas sería muy negativo: “Conocí a un avezado ladrón, capaz de despistar a la policía y evitar ser atrapado, que cometió innumerables ilícitos y sus fechorías quedaron impunes” o “Mi primo es un avezado mentiroso, inventa historias insólitas y excusas ingeniosas, que a la gente les resultan creíbles”.