Concepto de concatenación

La palabra concatenación nos llegó al español desde el latín “concatenatio”, vocablo integrado por el prefijo de globalidad “con” el sustantivo “catena” que significa “cadena” y el sufijo de acción y de efecto (cion). Se trata de la acción y del efecto de encadenar, de unir o vincular en una secuencia una cosa o suceso con otro. Esos eslabones que integran la cadena algún modo debe poder establecerse entre ellos alguna relación. Por ejemplo: “Varios hechos se concatenaron para que el desastre se produzca: el mal clima, la ausencia de señalización, la distracción de los automovilistas, el mal estado de las rutas, y así devino la tragedia, con el choque múltiple que dejó decenas de heridos”.

Entre los diversos ámbitos en los que se usa, podemos mencionar:

En Retórica: Se trata de un recurso literario conocido con el nombre de anadiplosis o también conduplicación, que consiste en repetir una palabra o una frase al final de un verso o de una oración, y el comienzo del otro que le sucede. Ejemplos: “Quiero tu amor y por él desespero. Desespero aún cuando sé que es imposible” o “Llueve y hace frío. Hace frío también en mi alma solitaria”.

En Química, una concatenación de átomos ocurre en algunos de ellos que poseen esa propiedad, que es la de formar cadenas al unirse con otros átomos que son entre sí iguales. El carbono presenta esta tendencia de integrar enlaces covalentes en largas cadenas y en ciclos, uniéndose un átomo de carbono con otros también de carbono.

En Informática es frecuente realizar concatenaciones uniendo caracteres para formar una cadena o cadenas entre sí, colocándolos uno luego del otro. El término en inglés es “string”.