Concepto de cordel

La palabra cordel nació a partir del término griego “khorde” que hacía referencia a una cuerda hecha de tripas animales. Pasó al latín como “chorda”; de allí la tomó el catalán como “cordell”, siendo un diminutivo de “chorda”, y finalmente arribó a nuestro idioma, para referirse con cordel a una cuerda fina o delgada; o en sentido estricto, a aquella que se integra con finos hilos o fibras, naturales (como el algodón, el sisal o el cáñamo) o sintéticas, entremezcladas, que sirven para atar, para hacer redes, artesanías, etcétera. La pita es un cordel hecho con las hojas de plantas suculentas del género Agave. Por ejemplo: “Necesito un cordel para atar este paquete” o “El adorno está suspendido del techo a través de un cordel”.

El cordel, anudado de a tramos, que totalizan doce, como los signos zodiacales, es, además, un símbolo de la masonería, que representa la cadena de unión que aparece rodeando la Logia, edificada a imagen del cosmos, en su parte alta, con el fin de enmarcarla.

En Geografía, la Sierra del Cordel, está ubicada en la Cordillera Cantábrica (España). El pico más visible es el Cordel, originado en el cenozoico, que le da el nombre a la sierra, situado al este; aunque el más alto, con 2125 msnm, es el Cornón. Se ubica entre la comarca rural de Saja y la pequeña de Campoo, emplazada en el Alto Ebro. Su extensión es de 14 kilómetros de longitud, contados de este a oeste.

Cordel es también una unidad antigua de medida. Colocar cosas a cordel es disponerlas en línea recta.

La de mozo de cordel o de cuerda, era una actividad regulada por los gremios, integrada por aquellos hombre robustos y fuertes, que se ofrecían para ayudar a quienes necesitaran de servicios tales como llevar bultos o trasladar mercaderías, en plazas, mercados o estaciones, para lo cual se ayudaban con cordeles y carretillas.