Concepto de extrínseco

El vocablo extrínseco fue tomado como cultismo del latín “extrinsecus”, adverbio que designaba algo exterior, que se hallaba afuera. Fue tomado en forma de adjetivo, y en español, extrínseco califica a todo aquello que resulta exterior a algo o que no hace a su esencia. Ejemplos: “La gente que reside en otra ciudad es extrínseca al área de influencia de nuestro Intendente” o “Ser hombre o mujer es una característica extrínseca de nuestra condición de humanos” respectivamente.

Se usa en varios ámbitos:

En el campo motivacional, se dice que hay motivación extrínseca cuando la inclinación para realizar algo no proviene del propio individuo sino del afuera. Por ejemplo, si alguien trabaja no porque le gusta y lo dignifica, que sería una motivación intrínseca, sino por el sueldo que percibirá, o si el niño hace la tarea para no recibir una mala nota, o si alguien hace una buena acción para obtener un premio.

En una enfermedad, hay factores intrínsecos que la desencadenan, como aquellos que heredamos, pero también el afuera cobra gran responsabilidad, como las malas condiciones de higiene en el hogar, la falta de servicio de agua potable o cloacas, la proliferación de roedores, etcétera.

Cuando en un país surge una crisis, suele deberse a factores propios de ese lugar, pero también pueden contribuir, especialmente en el actual mundo caracterizado por los impactos de la globalización, factores extrínsecos o externos, como los problemas que aquejan a otros Estados sobre todo si con ellos se tiene vinculación.

En la Revolución de Mayo de 1810 por la cual las Provincias Unidas del Río de la Plata constituyeron su Primer gobierno patriótico, influyeron causas internas como el descontento de los criollos por ser relegados de los cargos políticos y los problemas que implicaba el monopolio comercial; pero también hubo una causa extrínseca fundamental que eran las ideas liberales que provenían desde otros países, especialmente de Estados Unidos y Francia.