Concepto de impregnar

Impregnar es un verbo pronominal y regular, que nos llegó desde el latín “impraegnare”, integrado el término por el prefijo “in” que indica algo interno; el de antelación “prae” y el verbo “nasci” que pude traducirse como nacer. Impregnar de este modo puede significar, literalmente, fecundar o preñar.

Se dice que una sustancia ha impregnado a otra cuando ha penetrado en su interior, siendo absorbida por ella, y difícil o imposible, luego, de sacar o quitar, lo que se produce por afinidad, ya sea mecánica o físico-química. También sucede la impregnación, cuando algo poroso se satura de un líquido. Las moléculas penetran en el otro cuerpo, pero no se combinan.

Ejemplos: “Debes impregnar de sal las berenjenas, para que pierdan su sabor amargo”, “La pared se impregnó de humedad, al tener las ventanas cerradas durante un año”, “La tierra se ha impregnado en la alfombra y no logro retirarla con la aspiradora”, “La témpera roja se me cayó sobre el dibujo, y lo arruinó, ya que quedó impregnada en partes que iban de otro color”, “Al ponerle tanto ajo a la comida, toda la casa se impregnó de ese fuerte olor”, “Los aborígenes impregnaban sus flechas con veneno para hacerlas letales”, “Debes impregnar el algodón con alcohol, y luego pasarlo por la herida, para desinfectarla” o “Se han impregnado las plantas con una sustancia resinosa que no sé qué es, y las está matando”.

En sentido inmaterial, se habla de impregnar el alma, la conciencia o el espíritu con sentimientos, pasiones, valores o ideas que arraigan de forma considerable, dejando una marca o impronta duraderas, influyendo en la personalidad individual o grupal, de quien las recibe. por ejemplo: “Las ideas capitalistas se están impregnando en los antiguos países socialistas”, “Tu espíritu solidario es contagioso e impregnó de amor a todos los que te rodean”, “El espíritu revolucionario se impregnó en las asistentes a la conferencia, luego de escuchar la exposición convincente del orador, contra el sistema político opresivo”, “La iglesia se impregnó de espíritu divino, ante la oración conmovida de los presentes”, “El docente supo impregnar en sus alumnos valores solidarios” o “El odio se impregnó en su alma cuando asesinaron despiadadamente a su padre”.

También una cultura puede impregnarse de elementos de otra, por ejemplo: "Nuestro idioma está impregnado de palabras de origen latino, pero tembién de las que nos legaron otros pueblos, como el árabe".