Concepto de misérrimo

La palabra misérrimo se derivó del latín “miserrimus”, siendo un superlativo “miser” que expresa que algo es lamentable o desgraciado, tomando en español el significado de extremadamente pobre o escaso. Un sinónimo es paupérrimo.

Ejemplos: “Me pagan un salario misérrimo que no me alcanza para vivir, y, sin embargo, las exigencias son muchas”, “El misérrimo estado de la vivienda hacía suponer que estaba abandonada, pero no era así; allí se albergaba una numerosa familia que vivía en estado deplorable”, “El servicio de transportes de mi localidad es misérrimo, la frecuencia es bajísima”, “Has puesto un esfuerzo misérrimo en aprobar tus exámenes y por eso no has logrado tu propósito”, “Me dio un misérrimo consejo que no me sirvió para nada” o “El misérrimo pueblo estaba conformado por algunas pocas casas bajas, una iglesia semi abandonada y un almacén desabastecido”.

Es un adjetivo de connotación negativa, ya que es lo contrario a lo abundante; aunque si lo misérrimo son las penas, los dolores y la angustia podría ser considerado positivo: “Me dijo el médico que no exagere con mi enfermedad se trata de una dolencia de escasa gravedad, misérrima, si la comparamos con mi buen estado de salud general”.
Hay casos en que es objetivo considerar algo como misérrimo, pero en otros puede ser subjetivo: “Muchos envidian mi salario, pero como en otras épocas había ganado mucho más, este monto a mí me parece misérrimo”. En este sentido podemos mencionar el poema del escritor y poeta colombiano, Rafael Pombo (1833-1912) “La pobre viejecita” donde se describe la vida de una anciana que se expresa como misérrima y llena de carencias, pero que en realidad lo tiene todo y en abundancia, ya que solamente es una persona quejosa.

Puede estar referido también a los escasos sentimientos o emociones: “Tu misérrimo amor no alcanzó para sostener nuestro matrimonio, aunque yo te haya querido demasiado”.