Concepto de resuelto

Resuelto, del latín “resolutus” es el participio irregular del verbo de segunda conjugación “resolver”, integrado por el prefijo “re”, en el sentido de repetición, y “solvere” que puede ser traducido como “soltar”. Lo resuelto es aquello que ya ha encontrado una solución, o sea, que el problema o enigma planteado, ya no existe.

La vida a cada paso plantea encrucijadas, dilemas, conflictos, que desestabilizan y ameritan una solución, cuando ésta llega, se dice que se ha resuelto, a veces de modo satisfactorio, y otras no.

Son ejemplos de resuelo, en sentido de "solucioado", los siguientes: “Ya he resuelto la duda que tenía con respecto a mi futuro, y he decidido marcharme del país, aunque tal vez luego me arrepienta”, “Mi hijo por fin ha resuelto el problema de matemáticas que le asignó la maestra. era tan difícil que tardó tres horas en hallar la solución correcta”, “He resuelto quedarme en mi casa tolerando el mal humor de mi marido y sus continuas agresiones, aunque sé que no es la mejor solución, lo hago porque no tengo independencia económica”, “He resuelto el enigma de por qué desaparecían las galletitas, pues encontré a mi hijo hurtándolas”, “Se ha resuelto el conflicto fronterizo, gracias a la intervención de un mediador internacional” o “Tengo resuelto mi problema de dinero, pues gané un premio en los juegos de azar”.

Resuelto como sinónimo de decisión tomada, puede ejemplificarse así: “He resuelto que voy a comprarme un automóvil con los ahorros que poseo”, “Juan ha resuelto casarse a fin de año” o “Los estudiantes han resuelto no ingresar al colegio en la fecha para irse a la plaza, y por eso llamarán a sus padres para informarles sobre su mala conducta”.

Se dice que alguien tiene una personalidad resuelta, cuando toma decisiones razonadas y rápidas, se arriesga y es emprendedor. Lo opuesto es el que duda en exceso, es indeciso, y tarda mucho en resolver sus problemas o realizar alguna acción.

Quienes son resueltos, son seguros; y aunque pueden equivocarse, aceptan los retos y se arriesgan.

Ejemplos: “El hombre es muy resuelto, y no dudó ni un instante en presentarle a sus jefes la renuncia, luego de haber recibido de parte de éstos un trato descortés”, “Debes ser más resuelto y menos temeroso, para poder enfrentar tus problemas con valentía de una vez por todas”, “La resuelta niña se consagró como actriz de teatro, actuando sobre el escenario con suma seguridad”.