Concepto de sustancial

La palabra sustancial proviene del latín tardío “substantiālis”, vocablo que se conforma con los siguientes términos: el prefijo “sub” que indica una posición por debajo; el verbo “stare”, que se traduce como estar o mantenerse en pie; a lo que se le añade el sufijo cualitativo “ntia”, y el de relatividad o relación, “al”. Sustancial es aquello que se refiere a la sustancia, o esencia de algo, a lo que es en sí, y no a sus contingencias o cualidades accidentales.

Ejemplos: “Lo sustancial de este escrito está contenido en el primer capítulo, el resto son solo palabras vacías”, “Lo sustancial del hombre radica en su alma”, “Lo sustancial de este acuerdo es que ambos nos comprometamos a poner el mayor esfuerzo para lograr el propósito”, “Lo sustancial en una familia es el amor”, “Ha habido un cambio sustancial en el rol de la mujer en las últimas décadas, que la llevó a ocupar lugares de gran protagonismo social y político” o “Lo sustancial de un programa político es que se oriente a satisfacer las necesidades básicas de toda la población, y no responder a beneficiar a unos pocos”.

Para el filósofo griego Aristóteles, la sustancia es aquello que está contenido en la cosa, y hace que sea lo que es, identificándola, y diferenciándola de otras cosas. Es su esencia. La forma sustancial es lo que un ser es, propiamente, y se contiene en su definición. Lo sustancial posee una materia, y, además, una forma, que la determina. Por ejemplo: la materia puede ser el cuero, y la forma, un zapato. Los accidentes, no son sustanciales, y son el resto de las formas de la sustancia, como el lugar, la cantidad, la posición, el tiempo, la relación, etcétera.

El epistemólogo, físico y filósofo materialista argentino, Mario Augusto Bunge, nacido en 1919, defensor del socialismo como cooperativismo, sostuvo la existencia de las cosas de modo independiente al conocimiento que de ellas puede tener el sujeto, y que cada cosa es un sistema o parte de un sistema, que, a la vez, integra otros sistemas.
Postula que la propiedad sustancial representa algo respecto a una cosa. Por ejemplo, con respecto a los cuerpos, una propiedad sustancial, es la inercia.

Por otra parte, un individuo sustancial o concreto, que puede ser simple o compuesto, es aquel que se representa desprovisto de sus cualidades sustanciales, conservando solamente la sinergia que le permite asociarse con otras cosas o sistemas.