Concepto de tercero

La palabra tercero se derivó del latín “tertiarĭus” y se trata de un adjetivo ordinal que se emplea para designar a todo aquello que se encuentra en orden ascendente luego del primero y el segundo. En orden descendente se ubica antes del cuarto. Este orden puede deberse a consideraciones cuantitativas o cualitativas. Ejemplos: “Ya tenía dos baños en la casa, pero como tiene muchos hijos, ahora mandó construir un tercero”, “Salí tercero en la competencia, el primero y segundo puestos recibieron mejores premioos que yo” o “Tengo que elegir una profesión y las puse por orden de preferencia. Dedicarme al Derecho está en el puesto tercero”.

En otro sentido, y como sustantivo, un tercero es aquel que no tiene interés o participación directa en un hecho o situación. Por ejemplo: “No te entrometas en mis asuntos de pareja, tú solo eres un tercero en nuestra relación”, “El espectáculo se desarrolló en forma privada destinado solo a los integrantes del grupo. No se permitía la presencia de terceros”. Los terceros, justamente por no ser parte, muchas veces son llamados como árbitros o mediadores: “Llamemos a Juan que no intervino en la pelea para que decida quien tuvo razón. Él, como tercero, se mostrará imparcial seguramente”.

En Derecho Civil un tercero es aquel que no ha tenido participación en la celebración o ejecución del negocio jurídico o en el proceso judicial, pero que tiene algún interés o es llamado a intervenir por algún motivo. Así por ejemplo, el caso de los acreedores que son terceros con interés en que se dicte la declaratoria de herederos en la sucesión para poder cobrar sus créditos o los peritos o testigos que son llamados en un juicio para aclarar ciertos hechos.

Jurídicamente existe una regla que declara que los contratos son ley para las partes pero son inoponibles a terceros (por ejemplo no puedo acordar con otra persona que un tercero realizará una prestación en mi favor, salvo que le haya dado un mandato para que actúe en su nombre) aunque ciertos actos jurídicos sí son oponibles como por ejemplo el matrimonio.

En la provincia argentina de Córdoba, existe un río llamado Tercero (o en su denominación aborigen originaria río Ctalamochita). Su nombre de Tercero se debe a que fue hallado por los conquistadores españoles luego del río Primero y del río Segundo.