Concepto de salud

Tradicionalmente se definió la salud con el estado del ser vivo carente de enfermedad. Sin embargo este concepto que puede seguir siendo adoptado para la generalidad de organismos vivos, animales y plantas, es insuficiente en la salud humana, que comprende no solo los aspectos físicos sino el bienestar psíquico y social. Así hablamos de salud, física y de salud mental. Así fue considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1946.

Una adecuada nutrición, vida al aire libre y ejercicios físicos moderados, actividad social y trabajo dentro de los niveles de stress aceptables, facilitarán un estado saludable al organismo, aunque muchas enfermedades pueden tener un origen genético, que pueden mitigarse pero no combatirse totalmente. El cáncer es una enfermedad cuyo origen aún no ha sido completamente develado.

Una persona sana desarrolla sus funciones vitales sin obstáculos y se adapta a las exigencias sociales sin padecimientos. La salud física y psíquica, están profundamente relacionadas, ya que una afecta intrínsecamente a la otra.

En medicina se considera a la salud como un estado de balance dinámico orgánico (homeostasis).

La falta de salud o el estado saludable no son estados permanentes en los seres vivos. La salud puede faltar en ciertos períodos de la vida y recuperarse posteriormente, como sucede con una gripe. En otras ocasiones las enfermedades resultan irreversibles, pudiendo ser crónicas, como la diabetes o conducir indefectiblemente, a la muerte en períodos cortos de tiempo como ciertos tipos de cáncer, aunque los avances médicos han contribuido en los últimos años a mejorar la calidad de vida de estos pacientes y a prolongar su existencia.

Todos los excesos o carencias contribuyen a deteriorar el estado de salud. La diversión es importante en la vida humana, pero si ésta va acompañada de falta de tiempo de descanso, resulta nociva. Lo mismo ocurre con el trabajo, que dignifica al ser humano, pero llevado a extremos de personas que viven para trabajar altera la salud psicofísica. En resumen para tener salud, lo mejor es una vida equilibrada: bastante trabajo y ocho horas de sueño, un poquito de ocio y diversión, comida sana, ejercicios físicos practicados con regularidad, vida social armónica, y erradicar el alcohol, el tabaco y las drogas. La salud es un derecho natural de las personas que el estado tiene obligación de garantizar, aunque la desnutrición, las falencias hospitalarias y los medios de prevención deficientes son una constante sobre todo en los países subdesarrollados.