Concepto de pastor

Del indoeuropeo “pa” con el significado de proteger, raíz que también dio nacimiento a la palabra pan, se tomó en griego como ποι9ήν “poimên”, y por el verbo latino “pacere”, con significado de llevar a pastar, más la terminación “on” que denota a quien realiza la acción, y nos dio como resultado el vocablo pastor, que se usa para designar a quien conduce un rebaño, llevándolo a pastar.

Un pastor guía a su rebaño de ovejas (o a las manadas) y lo cuida, dándoles su afecto y protección además del alimento, a veces con la colaboración de perros pastores, como el llamado pastor alemán. Del mismo modo, en sentido religioso un pastor es aquel que guía a su pueblo a encontrar el camino que manda Dios, que es el Pastor por excelencia.

Concepto de pastor

Para la Biblia Antigua, como dijimos el Pastor, más importante es Dios, Jehová, que guiará a los hombres por sendas de justicia, dándole aliento. En el Nuevo Testamento el Gran y Buen Pastor, el Príncipe de los Pastores, es Cristo, que incluso dio su vida para salvar a su “rebaño”. Los pastores cristianos eran los ancianos que poseían experiencia, y que a su vez eran obispos, o sea supervisores de la comunidad cristiana, que realizan la tarea efectiva de conducción, lo que se denomina misión pastoral. Si bien entre los católicos no hay pastores, todos los miembros de la iglesia debieran realizar esa misión de conducción, guía y protección de sus fieles como labor pastoral, tal como lo predica el actual Papa Francisco.

Entre los protestantes, donde no hay jerarquías eclesiásticas el pastor es aquel miembro de la comunidad, escogido no por Dios, sino por sus conciudadanos y que a su vez él acepta, la tarea de realizar obras de caridad, y predicar el Evangelio junto a otros muchos pastores.