Concepto de ser

Como verbo, sirve conjugado, para predicar atributos del sujeto, o sentido de pertenencia: Por ejemplo: Juan es trabajador o Pedro es de Londres. Es además un verbo auxiliar utilizado para la conjugación en voz pasiva (Voz activa: la niña salta la cuerda. Voz pasiva: la cuerda es saltada por la niña).

Como sustantivo, designa entidades de existencia imaginaria (Pulgarcito o Caperucita Roja, que son seres producto de nuestra imaginación fabricados a través de percepciones reales) o ideales (por ejemplo: los números) o de existencia real (un gato, una paloma, una pelota). Dentro de estos, hallamos seres inanimados (sin vida, como las piedras) o animados (plantas, animales o personas).

Ser significa tradicionalmente, existir, aunque esa existencia sea incorpórea, o solo se halle en nuestro pensamiento. Es una cosa con existencia autónoma, lo contrario de la nada. Berkeley afirmó en su obra “Tratado sobre los principios del conocimiento humano” que los seres no pueden existir independientemente de un espíritu, ya que no existen sin una mente, el ser es ser, en tanto sea percibido, real o imaginariamente. Sin embargo, con rigurosa precisión filosófica la cosa independiente es el ente, y el ser es lo que dice del ente. Por ejemplo, la persona es un ente, a la que le atribuimos ciertas características, que son su ser. Ejemplo: Las personas son racionales. El ente (en este caso la persona) es el que realiza el acto del ser, el ser hace que el ente sea (ser racional). Los entes son todos diferentes, pero tienen una cualidad en común: Todos “son”, o sea que el ser es una calidad esencial de todos los entes. El ser es la abstracción suprema del ente, pues si le despojamos a cada uno de ellos, de todos sus accidentes, solo nos quedamos con que son. El estudio de los entes es el objeto de la metafísica.