Concepto de soledad

Proveniente etimológicamente del latín “solitas”, la palabra soledad designa a algo o a alguien que se encuentra desprovisto de compañía, lo que puede ser intencional o no. Por ejemplo: “El bosque se halla en la más absoluta soledad, ni siquiera se oye cantar a los pájaros”, “Juan se encuentra en soledad, luego de la muerte de su esposa”, “la compañía de mi perrito me evita sentir la soledad, de vivir sin mi familia en esta enorme casa”, “debo transcurrir la enfermedad en soledad, ya que es contagiosa”, “necesito soledad para poder concentrarme y estudiar”, “la soledad impuesta al preso en la celda de castigo lo tornó más agresivo” o “la soledad me angustia, me siento solo aún cuando esté rodeado de gente, pues siento que a nadie le importo”.

Concepto de soledad

De acuerdo a los ejemplos citados, podemos observar que no todas las soledades son iguales. Algunas son impuestas como castigo o por discriminación, otras por las circunstancias (muerte de la compañía, abandono, enfermedad contagiosa) otras por voluntad de quien elige estar solo, como el caso de ciertos monjes, y por último están los que no se sienten queridos o comprendidos por su entorno.

La soledad es necesaria en dosis adecuadas: para madurar, hacerse cargo de las responsabilidades, encontrarse con uno mismo, etcétera, pero es muy peligrosa en ciertos momentos de la vida. Un niño pequeño no puede ni debe estar solo, ya que es muy peligroso para su salud psicofísica. Lo mismo puede decirse de cualquiera que no pueda valerse por sí mismo. La soledad no deseada y que perdura en el tiempo, es un factor que puede conducir a la depresión y la locura.

La novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez, titulada “Cien años de soledad” publicada en 1967 trata de una familia de apellido Buendía, destinados a la soledad, igual que el pueblo en el que habitan, a causa de su poca capacidad de amar y los excesivos prejuicios que impregnan sus personalidades.