Concepto de clasificación

Significa ordenar por grupos determinados materiales, de acuerdo a criterios determinados, de tipo arbitrario, para facilitar su comprensión y estudio.

La materia de estudio en virtud de la clasificación resulta segmentada, de acuerdo a algún criterio lógico, juzgado por el clasificador. Así por ejemplo, en ciencias naturales, clasificamos a los animales en vertebrados o invertebrados, según si poseen o no huesos, y a su vez esta clasificación puede sub clasificarse. En historia suelen dividirse sus distintos períodos, en prehistoria, edad antigua, edad media, edad moderna y edad contemporánea, tomando fundamentalmente en cuenta sus distintos sistemas de gobierno. En medicina suelen agruparse también las enfermedades por grupos, existiendo una clasificación internacional, la ICD-10, en enfermedades infecciosas y parasitarias, neoplasmas, enfermedades de la sangre y del sistema inmunológico, endocrinas, mentales, del sistema nervioso central y de los órganos sensoriales, de los sentidos, del sistema cardio-circulatorio, del sistema respiratorio, etcétera.

Se puede utilizar distintos criterios para clasificar un mismo tema. Por ejemplo, si tomamos los derechos humanos podemos clasificarlos según su contenido, en civiles, sociales, económicos, culturales y políticos, pero si tomamos en cuenta el período de su reconocimiento, distinguimos derechos de primera, segunda y tercera generación.

Cuando la clasificación se hace con motivos de estudio es positiva, pues es fundamental para realizar un estudio analítico descomponiendo el todo en partes, según algún aspecto en común, aunque no debemos olvidarnos que luego debemos hacer la síntesis, o sea, no dejar de lado que toda clasificación siempre debe tener en cuenta al todo, pues al estudiar por ejemplo, las distintas clases de animales, no debemos dejar de visualizar sus características comunes últimas, que los engloba en una anterior clasificación en reinos, que en última instancia remite a todo lo creado.

Existen también clasificaciones negativas, como cuando se clasifica a las personas con el objetivo de discriminarlas o hacer que algunas se sientan superiores a otras. Así en el antiguo régimen, las personas eran comprendidas en categorías de muy difícil movilidad, clasificándolas en miembros de la nobleza, del clero o del estado llano, dándoles privilegios a las dos primeras clases.

Cuando estudiamos las razas también efectuamos una clasificación de acuerdo a las características físicas de las personas comprendidas en ellas, y así hablamos de blancos, negros o amarillos. Si este estudio es objetivo, para evaluar por ejemplo sus características comunes y sus diferencias, o los distintos efectos de las enfermedades sobre ellos, etcétera, sería una clasificación positiva, pero si la tomamos para tratar de ver alguna superioridad de una raza sobre otra, tendría un efecto negativo.

También se usa el vocablo para designar el puesto o lugar que obtuvo alguien en una competencia.