Concepto de estrategia

Según su etimología griega la palabra estrategia significa conductor del ejército, siendo el ámbito militar el primero que la usó para referirse a los medios y la disposición adecuada de los mismos para llegar al fin perseguido, que en este caso era ganar las batallas. Ordenar los soldados de determinada manera, atacar en determinados momentos del día o de la noche, investigar al enemigo, utilizar determinadas armas, son todas maniobras que tenían como fin asegurar la victoria. Significaría entonces un plan de acción, eligiendo los recursos adecuados y los modos de operar para lograr resultados concretos.

En el siglo XX comenzó a utilizarse en otros ámbitos, como por ejemplo el empresario, para adecuar los recursos y los modos de operar al manejo eficiente de la empresa. La estrategia empresarial supone un empresario que anticipa acciones, que prevé consecuencias, que advierte riesgos, y elabora el camino para posicionarse satisfactoriamente en el mercado.

Siempre que hay un fin, hay o debiera existir una estrategia o plan para alcanzarlo, y es por eso que el concepto se puede utilizar en los más variados contextos.

Hablamos de juegos de estrategia, cuando se le impone al jugador elaborar una salida a una situación conflictiva planteada lúdicamente que lo lleva a pensar en acciones efectivas para sortear los escollos.

Cuando nos referimos a estrategias didácticas, hacemos referencia a los medios que utiliza el docente para lograr que los contenidos del currículum sean efectivamente aprendidos por los alumnos. Así les enseña diversas técnicas, como la toma de notas, el subrayado, los cuadros sinópticos o mapas conceptuales, diagramando la clase en forma motivadora.

Se habla incluso de estrategias de vida, cuando elaboramos planes para tener una existencia saludable, y adecuamos nuestros recursos para lograr que sea placentera, confortable, sana, ahorrando para casos de enfermedad o vejez.