Concepto de forma

Es la figuración que posee un cuerpo en su exteriorización, así reconocemos formas rectangulares, cuadradas, redondas, rectangulares, etcétera, y distintas formas en un mismo cuerpo.

Aristóteles distinguió entre sustancias primeras, que son los individuos que componen una especie, y éstas a su vez un género. Éstas, especie y género, son las sustancias segundas con idea de universalidad. Ejemplo de sustancias primeras, serían Buenos, Aires, Lima, Montevideo, y de sustancias segundas, las ciudades, sustancias más abarcativas y universales. Las sustancias primeras están compuestas por materia y forma, por un lado y potencia y acto, por otro.

Tomando el primer par de elementos, daremos un ejemplo de sustancia primera: la mesa del comedor de mi casa (una mesa concreta). En ella se reúnen una materia, la madera, y una forma que hace que eso sea una mesa y no por ejemplo, una silla. O sea, que para Aristóteles la forma es la que hace que la sustancia primera sea eso, y no otra cosa. La forma es determinante de la materia. Ésta se comporta de modo pasivo, mientras lo activo es la forma, que le imprime su especial individualidad a la materia. Ambos términos, materia y forma son inseparables, ya que no puede existir una sin la otra. La forma separada de la materia, solo existe en el pensamiento, como idea. Puede ser que existan cosas cuadradas, redondas, o rectangulares de distintas materias, pero siempre tendrán alguna. Podemos concluir que forma es la esencia de las cosas, porque hace que sean eso y no otra cosa.

Pitagoras (582 a. C-507 a. C) consideró que la forma de las cosas, que las diferenciaba de otras, era el número.

Immananuel Kant (1724-1804), expresó su pensamiento de que el conocimiento se inicia en el mundo sensible, pero a esta materia hay que darle forma, para ordenar la experiencia caótica y crear el fenómeno. Las formas puras, dadas a priori a la materia son el espacio y la forma. Será la razón la que ordene la materia informe, mediante las categorías que se presenta a los sentidos. Materia y forma solo son susceptibles de dividirse, solo en forma abstracta.

Aplicaciones específicas del concepto de forma:

Se habla de forma refiriéndonos a la estructura, por ejemplo de un poema o de una obra musical, o a un género musical particular.

También se emplea el término para referirnos a un físico bien moldeado, para decir: ¡Qué buenas formas!

Otro uso del vocablo es para hablar de formas de gobierno, para indicar los distintos modos en que los estados ejercen su poder. Las formas de estado hace referencia a como organizan los estados ese poder, espacialmente.

Hemos escuchado también la expresión: “Su forma de hablar es grosera” manifestando que su modo de dirigirse hacia los demás no es el correcto según no solo la estructura del lenguaje, sino al contenido utilizado en el vocabulario.