Concepto de taxativo

El origen etimológico de la palabra taxativo hay que buscarlo en el latín. Y es que en dicha lengua se encuentran los antecedentes de este término. Así, procede de la palabra taxatum y esta a su vez emana de otra: taxare. Un verbo este que viene a traducirse como tasar, darle una medida a algo.

Partiendo de esta circunstancia, podemos decir que en la actualidad el concepto de taxativo es un adjetivo que se emplea en el ámbito del Derecho para referirse a algo que limita, que circunscribe o bien que reduce un caso concreto a una serie de determinadas circunstancias.

En el citado ámbito del Derecho a veces se plantea la posibilidad de que las leyes sean totalmente taxativas, porque aunque aparentemente lo son, en la mayoría de las situaciones los abogados siempre saben encontrar dobles interpretaciones en beneficio de sus defendidos.

Una segunda acepción tiene este término que nos ocupa, según queda establecido en el Diccionario de la Lengua Española. Aquella es la que viene a plantear que el adjetivo taxativo se utiliza para describir o definir a todo aquello que no admite discusión o que corta cualquier posibilidad de réplica.

En este caso último que hemos expuesto, es frecuente que el concepto sea usado para desarrollar frases como la siguiente: “La primera regla que aprendí al llegar a este trabajo es que aquí las órdenes dadas por los diferentes jefes y superiores son taxativas”.

Teniendo en cuenta todo lo señalado, queda claro que sinónimos del adjetivo taxativo podrían ser literal, exacto, preciso, estricto o específico. Lo que supone que como antónimos se encuentren palabras tales como relativo o vago.