Concepto de malhechor

Un malhechor, es, literalmente, quien comete hechos malos, o sea, dañinos y peligrosos, poniendo en riesgo a otro u otros, o violando sus derechos.

Un malhechor es quien ha hecho de la ilicitud su forma de vida; siendo habitual verlo en problemas con la ley, a la que constantemente desafía y transgrede.

Es usado como sinónimo de delincuente, y si es imputado penalmente, y condenado, deberá responder por sus acciones dañinas, de acuerdo a las penalidades contempladas por la ley, que serán aplicadas por el Juez, que graduará su condena, de acuerdo a las circunstancias objetivas y subjetivas del caso.

Cuando el malhechor cumple su condena, tiene la oportunidad de iniciar una nueva vida, honrada y digna, dejando atrás su oscuro pasado, aunque ese antecedente le figurará en su prontuario; y si comete de nuevo el mismo delito, será considerado reincidente. Con respecto al trabajo, muchas veces les es difícil reinsertarse a causa de haber estado privado de libertad, aunque hay programas especiales de parte del Estado, que tratan de ofrecerles una oportunidad.

Ejemplos de uso: “Mi primo es un malhechor, así que trato de mantenerme lejos de él, mientras siga en ese camino, para no verme involucrado en sus ruines actividades”, “Me han tratado como un malhechor y pasé encerrado dos días en un calabozo, hasta que conformaron que se trataba de un error”, “La policía persiguió al malhechor durante varios días, pero el escurridizo logró escapar; y ahora se cree que traspasó la frontera, por lo que se pidió su captura internacional” o “El malhechor me atacó en la calle, a pleno día, y se quedó con mi salario, que tanto me costó ganar”.

En el cristianismo, los malhechores que se arrepienten genuinamente, pueden aspirar a salvar su alma. Cristo, prometió a un malhechor, un ladrón, que fue crucificado a su lado, que estaría junto a él en el cielo, tras el pedido desesperado del ejecutado.

Muchos son los motivos por los cuáles, alguien, se convierte en malhechor: malos ejemplos por parte de sus progenitores o personas que guían a un niño; por desesperación, al no tener lo básico para su sustento y el de su familia y no poder conseguir trabajo; para conseguir droga, en los casos de quienes son esclavos de su adicción; por codicia; por influencia del grupo, etcétera.

En Literatura, el médico y escritor ruso Antón Chéjov (1860-1904) escribió en 1885, un relato titulado “El malhechor”, donde un pobre hombre es acusado de destornillar una tuerca de las vías del tren, que, según el malhechor sería usada como plomo de pesca.