Concepto de anafilaxis

La palabra anafilaxis, procede de la unión de los siguientes términos, tomados de lengua griega: “ana” que implica una reiteración y “phylaxis” que puede traducirse como cuidar o proteger.

La anafilaxis es una reacción alérgica de gravedad, que experimentan ciertas personas, cuando han estado previamente expuestas a un antígeno específico, y vuelven a recibirlo en su organismo, que se ha sensibilizado al respecto, pues el sistema inmune ha creado anticuerpos, contra esa sustancia. La anafilaxis es sistémica, pues afecta a varios órganos y no a una solo, como en una alergia común, como podría ser una rinitis, donde el órgano comprometido es solo la nariz.

Las causas de la alergia que desencadenan la anafilaxia, pueden ser por ingesta de algunas comidas. En general, las más propensas a producirla son las almendras, maníes, nueces, mariscos, huevos, leche de vaca, mariscos, la soja y el trigo. Algunas personas pueden ser sensibles a otros alimentos, como las lentejas o el ajo. Pueden ser provocadas también por picaduras de insectos, como abejas o avispas, o algunas medicinas, como los antibióticos. La primera vez, en general, no producen síntomas, pero luego, sí.

Al detectarlas nuevamente, el sistema inmune emite sustancias inflamatorias, sobre todo, histamina, que son las que producen la anafilaxis, con síntomas inmediatos o súbitos (aparecen entre pocos minutos y las dos horas del contacto con el alérgeno) tales como falta de aire, problemas para tragar, diarrea, enrojecimiento de la piel, urticaria, hinchazón, calambres, vómitos, y hasta pérdida de conocimiento, lo que es común en el shock anafiláctico, que es la mayor expresión y más letal de esta sintomatología, que se acompaña de hipotensión y asfixia.

Lo aconsejable es pedir ayuda médica de inmediato, para no llegar al shock anafiláctico, que puede ocasionar la muerte, la que se produce en aproximadamente un 1 % de los pacientes afectados. El médico inyectará epinefrina y/o suero intravenoso, que rápidamente aliviará los síntomas. Ante la presencia de alguien en shock anafiláctico y hasta que llegue la ayuda médica, puede intentarse la resucitación cardio-pulmonar. Se recomienda que, quienes sepan de su condición de alérgicos, lleven algún tipo de identificación para advertir de esa situación, si ocurre el desmayo en la vía pública o en cualquier lugar donde pueda haber extraños, que desconozcan su hipersensibilidad, y así poder actuar en consecuencia, de modo efectivo.

Buscar otro concepto