Concepto de arropar

Arropar es un verbo regular, pronominal, y de primera conjugación, que indica la acción de poner ropas, ya sean prendas personales de vestir, o ropa de cama, con el fin de bridarles calor a las personas, pues la naturaleza no las protegió como a otros animales de modo natural. Por extensión, se aplica a toda aquella actividad que implique un abrigo espiritual, o la que consiste en cubrir o tapar algo, lo que puede ser obra de la naturaleza, o humana, con diversos fines.

En el sentido del abrigo con ropas, para la protección contra las inclemencias del tiempo, podemos dar los siguientes ejemplos de uso: “La madre acostó al niño, y lo arropó con la sábana y la frazada, para que durmiera calentito”, “La abuela ha arropado demasiado al pequeño, por temor a que tenga frío, y casi no puede moverse”, “Hace calor para que te hayas arropado tanto” o “La familia es tan pobre, que ni siquiera puede arropar a sus hijos de modo suficiente”.

Es una duda frecuente que tienen los padres, si conviene arropar mucho a los chicos cuando la temperatura es muy baja. En este caso, un gorro de lana, puede ser fundamental para evitar otitis, y unos guantes pueden hacer lo mismo con los sabañones. En cuanto al resto del cuerpo, el abrigo es necesario si la temperatura es muy fría, pero es recomendable, que se apliquen las ropas en capas, para poder, si es necesario, ir quitándoselas, por ejemplo, si quiere hacer una actividad física, donde le resulte incómodo estar tan arropado o si ingresan a un lugar calefaccionado. Lo mismo sucede al dormir, la cantidad de ropa dependerá de cómo esté la temperatura de la habitación. En los recién nacidos, lo esencial es colocarles un gorrito, pues la cabeza es el lugar por donde pierden más calor, en especial, si ha nacido en invierno. En el resto del cuerpo, el abrigo debe ser normal, para no impedirle la libertad de movimientos.

Como protección y amparo: “Deja de arropar tanto a tu hijo que ya es grande y debe arreglárselas solo, para poder madurar” o “Nunca olvidaré cómo me arropó mi tío cuando perdí a mis padres, sin su apoyo no hubiera podido salir adelante”,

Tomado como cobertura de alguna cosa o situación, podemos decir: “Es una práctica agrícola arropar a los injertos de la vid, cubriéndolos con tierra, para su protección”, “La hiedra ha arropado el muro, y ya casi no se ven los ladrillos” o “He arropado los sillones con un cobertor para evitar que se manche el tapizado”.