Concepto de bandurria

Bandurria, del griego Πανδούρα, y del latín vulgar “panduria” designa, en Música, a un instrumento popular de cuerda punteada, parecido a la guitarra, pero de tamaño menor, cuyo origen data del siglo V, creado, tomando como modelo, la pandura griega, que los romanos hicieron conocida en el sur europeo, y que, en contacto con la civilización islámica se fusionó con el quipus y el carrara bereber, hasta tener características propias. España es el país europeo que adoptó la bandurria, en muchas de sus regiones, y en especial, en las Islas Canarias. Con la conquista de América por parte de España, la bandurria se popularizó, en Perú, Chile, Venezuela y Colombia.

Suele tocarse en coros y en la música popular, aunque también se lo emplee en la música académica. Posee seis cuerdas dobles (doce en total) siendo tradicionalmente seis de tripa y las otras seis, entorchadas; aunque en sus inicios solo eran tres, llegando en el siglo XVIII, a ser cinco dobles, y luego se le agregó otra cuerda doble, que es la más grave.

Para tocar la bandurria, se usa una púa de concha o un cuerno, aunque en la actualidad también se usan púas plásticas, ya sean triangulares, de doble punta o de gota de agua. La caja de resonancia posee formato ovalado, a semejanza de una gota.

En Zoología, existe un ave, no migratoria, de gran tamaño, que mide unos 80 centímetros de longitud, cuyo nombre científico es Theristicus caudatus, conocida popularmente como bandurria común, o en Bolivia como Tutachi, o como Coclí en Colombia, y es propia del norte de América del sur (Colombia, Bolivia, Venezuela, Brasil, Paraguay, Chile y norte de Argentina) con varias subespecies, pudiendo encontrarla en pastizales, sabanas, campos o a orillas de fuentes de agua. Duerme en grandes árboles, donde hace su nido, aunque también puede construirlos entre las rocas o juncos; y generalmente forma grupos reducidos. Para cazar busca con sus pico a las presas, en el lodo o en aguas bajas, siendo sus preferidos los insectos, gusanos, ranas, roedores, lagartos y serpientes.

Tiene el cuello y la cabeza, de color amarillento, con una corona en tono canela, la cola y la parte inferior de su cuerpo son negros, y los laterales grises, con plumas blancas en sus alas que forman franjas. Una línea gris separa el cuello del pecho. Las patas son cortas y rojizas, y sus ojos también tienen un tinte rojo. Su pico es curvo, inclinado hacia abajo, y largo.

Su carne es comestible, por lo que está en peligro la conservación de la especie.

Buscar otro concepto