Concepto de calvo

La palabra calvo, procede del latín “calvus”, y significa pelado, o carente de pelos. En el ser humano, al nacer, puede, el bebé, tener cabello, que luego se cae, o ser calvo, temporariamente, hasta que le crezca el cabello, salvo que tenga alguna enfermedad o problemas congénitos.

En los adultos, es frecuente, especialmente en los hombres, que progresivamente se vayan quedando calvos, perdiendo diariamente más de cien cabellos, lo que, en rigor, se denomina, alopecia, en lo que influye decididamente la carga genética, pudiendo la calvicie ser total o parcial.

Además de la edad y la herencia, el estrés puede ocasionar la caída del cabello, y también una dieta insuficiente. Otros motivos pueden ser, ciertos tratamientos para luchar contra el cáncer, medicamentos para tratar la depresión, y enfermedades tales como el hipotiroidismo, la diabetes o el lupus. Hay también calvicies infecciosas, ocasionadas por hongos, por virus o por bacterias que hacen que la persona se vuelva calva.

Hay que ser cuidadosos, también, con tironearse o arrancarse el cabello, o usar excesivamente champú, tintes, alisados y secador de cabello.

Hay casos en que la alopecia tiene remedio, y el cabello vuelve a crecer, como, por ejemplo, el caso de calvicie por estrés o por dieta insuficiente o por alguna enfermedad, atacando la causa: En cuanto a aquellas situaciones menos posibles de revertir, como las que se derivan de la edad y carga genética, existen también tratamientos, siendo uno de los más efectivos, el implante capilar.

Ejemplos: "Lo conocí de joven y tenía una melena cuidada y brillante, pero ahora está completamente calvo" o "Viví una situación muy estresante y me quedé temporariamente calvo, hasta que tranquilizándome y con el trtamientoa decuado pude recuperar mi cabello".

Los animales también pueden presentar calvicie, debido a ciertas enfermedades cuando normalmente deberían tener pelos en sus cuerpos.

Como apodo, fue el que recibió, por ejemplo, el rey francés, Carlos II (823-877) hijo menor de Luis I el Piadoso, y nieto de Carlomagno, que reinó en la Francia occidental entre los años 843 y 877 y fue emperador carolingio desde el 875 hasta su muerte.

Calvo es también un apellido, que, por ejemplo, tuvo Carlos Calvo, que nació en Montevideo (Uruguay) el 26 de febrero de 1824, vivió en Argentina y falleció en París (Francia) el 2 de mayo de 1906. Fue autor de la Doctrina Calvo, de Derecho Internacional, a la que adhirieron muchas constituciones de América Latina, que sostiene que las demandas de los extranjeros deben realizarse a través de los tribunales locales, sin recurrir a su propio Estado, para evitar el intervencionismo de los países más poderosos en la jurisdicción de los más débiles.