Concepto de crespo

La palabra crespo tuvo su origen en el latín “crispus” y significa rizado, ensortijado o retorcido. Sin lugar a dudas, en donde más se aplica este calificativo es en el cabello, siendo lo opuesto al lacio o liso. El cabello crespo, es también conocido como “afro” por ser la textura que presenta naturalmente el cabello de la población originaria africana, donde sufrieron esa adaptación para soportar mejor las altas temperaturas.

En América y Europa, por razones genéticas encontramos personas con el cabello ondulado, formando ondas como las olas del mar, o rizado, que parece estar espiralado, pero en el cabello crespo los rulos son definidos, pequeños y forman una mata. Muchos usan queratina para alisarlo levemente y reparar las fibras, y otros recurren productos a base de formol, que lo deja lacio, pero que puede resultar nocivo para la salud. Para que una persona caucásica tenga cabello crespo, deberá recurrir a productos químicos y ruleros, que artificialmente y por un tiempo le de esa apariencia.

El cabello crespo, es poco poroso, por cual no retiene humedad, por eso es aconsejable mantenerlo hidratado y nutrido, no lavarlo con agua muy caliente, ni usar elementos calientes como alisadores muy seguido, ya que resecan aún más el pelo. Posee también mucho volumen y densidad, y resulta difícil de peinar, porque se enreda, debiendo emplearse productos desenredantes.

La moda de usar el cabello lacio o crespo, varía con el tiempo, por la posibilidad de cambiar artificialmente su textura.

También hay animales crespos, como las ovejas que tienen su lana con rulos o los perros caniches, que tienen un pelaje lanoso.

Algunas plantas, en especial las gramíneas, poseen sus hojas crespas, o sea, retorcidas, como modo de defensa ante condiciones climáticas extremas o deshidratación.

De una persona se dice que está encrespada cuando se encuentra presa de furia: “Martín se encrespó cuando le dijeron que le cobrarían una multa por mal estacionamiento e insultó al inspector de tránsito”.

Geográficamente, en Argentina, Villa Crespo, es un barrio porteño, que debe su nombre al apellido del intendente Dr. Antonio F. Crespo, quien fue el gestor del mismo, al propiciar la instalación en ese lugar de la Fábrica Nacional de Calzado, y las viviendas de los obreros que originaron el barrio. Es también Crespo, el nombre de un municipio entrerriano, ubicado en el Partido de Paraná. En este caso, su nombre se debe al gobernador Manuel Crespo, propietario de las tierras donde la ciudad fue erigida.

Buscar otro concepto