Concepto de copa

Del latín tardío “cuppa”, una copa es un recipiente para beber, similar a un vaso, pero con pie. Según el líquido que contengan, las copas varían su forma y tamaño. Por ejemplo, las de agua son grandes y un poco abombadas. Las copas de vino suelen ser anchas y bien abombadas o convexas; siendo de menor tamaño y más angostas, las de vino blanco. Las de champagne tienen un pie más corto y son alargadas. Las de licor son pequeñas. También puede usarse para nombrar el contenido: “Tengo muchos deseos de beber una copa de licor”.

Por extensión se usa en otros ámbitos, fuera del gastronómico:

La copa puede también ser un trofeo que se obtiene al ganar ciertas competencias deportivas: “El equipo de fútbol de mi país se hizo acreedor de la Copa del Mundo en el último mundial de fútbol”. En tenis, la Copa Davis, que se realiza desde el año 1900, es el nombre de la competencia internacional anual, que se disputa en ese deporte, donde los participantes, todos del sexo masculino, lo hacen integrando equipos, en representación de sus respectivos países. En el tenis femenino existe un torneo similar, denominado Copa Federación.

Puede hablarse de copa, para hacer referencia a la parte hueca del sombrero donde va encajada la cabeza. Si el hueco es profundo, elevándose la copa, y siendo estrecha el ala, se lo llama sombrero de copa.

Es también un palo del juego de naipes o baraja española, que se reconoce porque en las cartas aparecen dibujadas tantas copas como números representa, aunque no siempre el mayor número equivale a mayor valor. El cuatro de copas, por ejemplo, es la carta de menor valor del palo, en el truco.

En los árboles, su copa es la parte superior, integrada por ramas, hojas y a veces flores y frutos: “En la época de poda, le han quitado al árbol buena parte de su copa” o “Este árbol de copa frondosa, otorga una muy buena sombra”.