Concepto de pseudociencia

La palabra pseudociencia o seudociencia, se compone de los siguientes términos: el prefijo “pseudo” del griego ψεῦδο que significa falso, y ciencia, del latín “scientia”. Se refiere a un conocimiento, que no se ha logrado a través del método científico, que comprueba su veracidad de modo objetivo. La pseudociencia, palabra empleada desde mediados del siglo XIX, no logra comprobar sus afirmaciones de modo indubitable, por lo cual, no puede certificarse que lo que postulan sea cierto, pues empíricamente no se ha constatado.

Si bien muchas personas creen en las pseudociencias, llamadas así, peyorativamente, para descalificarlas, y tal vez puedan tener alguna parte de verdad, esta no ha sido capaz de comprobarse, y solo se asientan en que se han hecho populares, incluso entre personas de nivel de instrucción superior, que las defienden de modo dogmático, pero entrañan una capacidad de descubrimiento que poseen solo algunos “elegidos”, tratando de imitar términos usados en las ciencias, muchas veces, con errores o imprecisiones, y no tienen, oficialmente, valor alguno, ya que no permiten formular leyes de validez universal, y sus juicios son muchas veces, contradictorios, y no sujetos a revisión, como ocurre con las ciencias, que gracias a ello, progresan.

Las pseudociencias, son no falsables, concepto introducido por el filósofo austriaco-británico Karl Popper (1902-1994), lo que quiere decir, que no puede ser confirmada experimentalmente, ni su veracidad ni su error. Entre las pseudociencias, Popper, nombró al psicoanálisis, en oposición a su creador, Sigmund Freud, que pretendió incluirla como una ciencia natural, y hoy se estudia en las universidades.

Como ejemplos de pseudociencias, podemos mencionar a la parapsicología, que estudia fenómenos paranormales, como percepciones extrasensoriales (sexto sentido) telequinesis, fenómenos que se producen tras la muerte, etcétera; a la astrología; que estudia la influencia de los astros al momento del nacimiento sobre el temperamento, y la incidencia de ellos sobre eventos del mundo físico; al Feng Shui, pensamiento oriental, que trata de lograr la armonía espiritual, a través de la disposición de los elementos del hogar, que serían transmisores de buenas y malas energías; o las medicinas alternativas, como la homeopatía, la quiropraxia, la acupuntura, la ozonoterapia, etcétera, cuyos efectos pueden resultar muy graves, si por optar por estas pseudociencias se dejan de lado tratamientos médicos seguros y fiables; aunque si se los sigue de modo concomitante, pueden resultar efectivos, aunque sea a nivel psicológico, si el paciente está convencido de que le traerán mejoría. Algunas, como la alquimia, que buscaban lo eterno, ya han sido descartadas, pero tuvo inmenso valor en otros tiempos.

Buscar otro concepto