Concepto de sensatez

La palabra sensatez se formó con los siguientes términos latinos: el adjetivo “sensatus” que se traduce como sensato y el sufijo de cualidad “ities”, en español, “ez”. “Sensatus” a su vez se derivó de “sensus” en el sentido de sentir y apreciar con una razón clara y justa.

La sensatez es una cualidad humana que poseen aquellos que en sus opiniones y acciones muestran buen juicio y prudencia, lo que a veces es evidente pero en ciertos casos es apreciado desde el sentido común, o sea desde la valoración compartida desde una cultura dada en un tiempo y espacio determinado sobre lo que es razonable y deseable. Por ejemplo actualmente una mujer que sale a trabajar y deja a sus hijos al cuidado de terceros, mientras éstos sean confiables, no parece ser una actitud insensata; pero podría haberlo sido antes de mediados del siglo pasado.

Entre las causas que pueden impedir la sensatez encontramos la falta de madurez, por ejemplo no podríamos exigirle a un niño pequeño que obre con sensatez; y otra privación de la sensatez puede deberse a alteraciones mentales, que hacen que el sujeto obre de modo irreflexivo. Las pasiones son también causantes de quitar la sensatez a los pensamientos, expresiones y actitudes, por ejemplo: “Los enamorados son capaces de realizar actos insensatos, como el caso del hombre que aceptó no ver a sus hijos, nacidos de su amor anterior, porque su nueva novia se lo exigió” o “Movido por una pasión insensata por su equipo de fútbol el fanático golpeó duramente a quien estaba cantando loas para el grupo rival”.

La sensatez, en el sentido de obrar con cordura y no hacer cosas disparatadas es sumamente valorada en casi todas las profesiones y roles. Imaginémonos por ejemplo un padre, un médico o un Juez que obrara de modo insensato, las graves consecuencias que tendría, por ejemplo: “El médico insensato le dijo al recién operado que podía caminar cuanto quisiera y la herida se le abrió” o “Este Juez es un insensato, liberó al delincuente peligroso teniendo todas las pruebas en su contra, y siendo notable su peligrosidad”.

El libro “Sense and Sensibility” traducido al español como “Sensatez y Sentimiento”, es de autoría de la novelista británica Jane Austen 81775-1817) que trata de una familia que se sume en la pobreza luego de la muerte del padre, cuyo heredero es el hijo de un primer matrimonio. La viuda queda desprotegida y al cuidado de sus tres hijas, y a lo larga de la trama se van mostrando los distintos matices de la psiquis humana, caracterizando a una de las hermanas como más reflexiva y sensata, y a otra como más temperamental y emocional. Varias veces se adaptó el argumento para televisión y para cine, siendo la más conocida, la película que en 1995, que dirigió el director taiwanés, Ang Lee.