Concepto de botín

La palabra botín puede entenderse en dos sentidos de acuerdo a su diferente etimología. Se trata de un caso de homonimia.

Como derivado de bota, palabra que se deriva del francés “botté” un botín es un tipo de calzado alto que cubría no solo el pie sino la parte inferior de la pierna, como una especie de botita, confeccionada en cuero. En varios países latinoamericanos, entre ellos Argentina, se usa actualmente la palabra botín para un calzado deportivo que se emplea especialmente para practicar fútbol. Se trata de zapatillas resistentes, con agarre en la parte de la suela, y que en este caso en general no cubre el tobillo: “Debes jugar al fútbol con botines si quieres proteger tus pies y no resbalarte, además de establecerlo el reglamento” o “Mi hijo es un apasionado del fútbol así que en su cumpleaños le obsequiaré unos botines”.

Por otro lado, derivado del germánico “bytin” en el sentido de “presa” los botines de guerra eran las posesiones enemigas que los pueblos vencedores incorporaban a su patrimonio público, luego de una guerra en la cual despojaban a los vencidos de sus pertenencias muebles, pudiendo tratarse de armas y/provisiones u otros elementos de valor, como el ganado o las joyas. Los combatientes enemigos apresados también solían integrar el botín como esclavos de guerra. En algunos casos, los soldados recibían parte de este botín como premio por su esfuerzo y valor. Siempre se necesitaba que el general diera su consentimiento para proceder a la apropiación.

Se aplica también en sentido figurado, a lo obtenido en sentido material (dinero, joyas, artículos electrónicos, etcétera) tras la ejecución de un delito: “Por suerte hemos recuperado el botín que los asaltantes habían escondido después del robo al Banco” o “El botín que se llevaron los delincuentes fue muy poco para tanto dolor que causaron matando a las víctimas”.

Por otra parte Botín también es un apellido, por ejemplo el de una familia de banqueros españoles.