Concepto de freno

La palabra freno, llegó a nuestro idioma desde el latín “frenum” y designa la acción y el efecto de frenar, que alude a que algo se detiene o aminora su marcha; por ejemplo: “Si se frena esta pelota, debes volver a impulsarla”.

Pero, especialmente, el freno, está referido a los vehículos, donde, usando un dispositivo, se logra que no avancen o lo hagan de modo más lento.

Los frenos de los vehículos, cualquiera sea el cuerpo móvil (bicicletas, motocicletas, trenes, aviones) son máquinas que están integradas a otros mecanismos, capaces de restarles energía, al transformar la energía cinética en calor o trabajo. Hay distintas clases de frenos para automotores, pero los más usados son los frenos de disco, de contracción externa, y empleados en las ruedas delanteras y a veces en las traseras; y los frenos de tambor, de expansión interna, utilizados en las ruedas traseras. Los frenos, constan, en general, de un pedal de freno y de una bomba de frenado. Cuando el conductor aprieta con su pie la palanca de freno, logra que se desplacen los mecanismos internos de la bomba, lo que ocasiona la detención del vehículo.

Existen, en general, para vehículos veloces, como automóviles o aeronaves, frenos de emergencia, llamados comúnmente, frenos de mano.

El freno en los caballos, o también conocido como bocado, es probablemente una invención egipcia. Es la parte de la brida, de hierro o acero, que va colocada en la boca del equino, entre los dientes y los remolares, y sirve para poder dirigirlo.

Cuando, socialmente se habla de poner freno a alguna acción, se hace referencia a ponerle límites, para que la conducta no se descontrole. Por ejemplo: “Si el gobierno no pone freno a la inseguridad con mayores controles policiales, esta ciudad será muy peligrosa”, “Debes poner freno a las contestaciones irrespetuosas de tu hijo, pues de adulto ya será tarde”, “Mi jefe me da órdenes muy arbitrarias así que le pondré freno, aunque me cueste el empleo” o “Si no le pones freno a tu consumo de alcohol, te convertirás en un adicto”.

También puede emplearse en el caso de actividades productivas, en cuyo caso el freno es algo negativo: “Se ha producido un freno en la actividad comercial y es consecuencia de la crisis económica general”.