Concepto de hechizo

El origen etimológico de la palabra hechizo se remonta al latín “facticius”, vocablo integrado por el verbo “facere”, en el sentido de “hacer”, y el sufijo que alude a una semejanza “icio”. Se hacía referencia con el término, a un hecho no natural, y, por lo tanto, artificioso.

De este modo, se aplica hechizo, a las fórmulas mágicas y ritos, que producen en cosas o seres vivos, apariencias que encubren la realidad. Son supuestas maneras sobrenaturales de proteger a esos seres animados o inanimados, hacerles cambiar su fisonomía, o producir sobre ellos algún tipo de control, para que sientan, piensen o actúen de una manera determinada.

En las antiguas creencias paganas era común el uso de hechizos, ya sean conjuros para invocar a los dioses o pedirles su bendición, sortilegios, para adivinar acontecimientos futuros, maldiciones a algo o a alguien, etcétera. Estas prácticas fueron combatidas por el cristianismo medieval.

Innumerables cuentos infantiles basan sus argumentos en hechizos, como el uso de las varitas mágicas en las hadas; los príncipes, a los que un hechizo los transformó en sapos, o las niñas condenadas a dormir hasta que las despierte el beso de un enamorado.

En la serie de televisión estadounidense, conocida en Hispanoamérica como “Hechizada”, que contó con ocho temporadas y se transmitió entre los años 1964 y 1972, aunque aún se la sigue viendo, la protagonista tiene poderes mágicos, es una bruja, lo que motiva situaciones entretenidas y jocosas.

Por extensión se aplica a la influencia que determinados objetos o sujetos, aun de modo involuntario producen en ciertos seres vivos, que los dejan fascinados, o incapaces de razonar. Por ejemplo: “Esa chica me tiene hechizado, la veo y ya no puedo dejar de pensar en ella en todo el día”, “Sus besos lo hechizaron y ahora hace lo que ella le ordena, y así fue como lo separó de su familia y amigos”, “A mi perro, lo hechizan las motocicletas, cuando pasan no puede contenerse y las persigue, sin advertir los peligros” o “Ese paisaje me hechiza, al observarlo me transporta a un estado de éxtasis y tranquilidad mental”.