Concepto de meretriz

La palabra meretriz reconoce su origen en la lengua latina. Procede de “meretrix”, a su vez derivado de “meritum”, que alude a un mérito o ganancia, pudiendo traducirse como quien se gana dinero por su propio mérito.

Con meretriz se alude a aquella mujer que ofrece, a cambio de una paga (en dinero o cosas de valor económico) sus servicios sexuales, a hombres que los demandan.

Meretriz es el nombre romano utilizado en la actualidad como sinónimo de prostituta, y en ese entonces, aplicado a la mujer que tenía relaciones sexuales, sin mediar amor.

Meretriz es un sustantivo cuyo sinónimo más común, es prostituta.

Historia

No en vano se dice que es uno de los oficios que primeros se practicaron en la historia humana, ya que se registran meretrices en los pueblos de la Mesopotamia asiática, en Grecia y en Roma, muchas veces vinculadas sus actividades a rituales religiosos, desde los albores de la constitución de estos primeros Estados.

En Grecia, algunas meretrices tenían como dueño a un proxeneta, pues eran esclavas y se denominaban “pórnai”, que trabajaban en lugares específicos, los prostíbulos. Otras actuaban de forma independiente prestando sus servicios en las calles. Era obligatorio en Atenas que las meretrices se registren y abonen un tributo. Las había también educadas y refinadas, a las que se conocía como "heteras".

En la antigüedad romana las meretrices también existían, siendo mujeres atractivas que aprendían los modos de brindar placeres sexuales a los hombres de modo temporal, o se casaban por dinero y no por amor; llamándose así a las que no se desempeñaban profesionalmente. Las que así lo hacían, que eran las quastosas, que trabajan en prostíbulos, la que no era una profesión valorada, sino todo lo contrario, constituyendo una de las tantas actividades infamantes, y tenían impedido casarse con magistrados y personas del orden senatorial.

Con el cristianismo pasó a ser una meretriz sinónimo de prostituta, profesión muy mal vista y pecaminosa, aunque se la toleraba para satisfacer las supuestas “necesidades” masculinas.

En la Edad Moderna se prohibió la actividad de las meretrices por la proliferación de enfermedades sexuales.
En el siglo XX, el comunismo se mostró contrario a cualquier acto de prostitución. Actualmente hay países que la permiten y otros que la prohíben o limitan.

En la Biblia

En los capítulos XVII y XVIII del “Apocalipsis” aparece la “meretriz de Babilonia”, asociada al demonio y los pecados. Este personaje es usado como símbolo, para representar críticas a ciertas instituciones a las que se tilda de corruptas, como lo hizo Martín Lutero con respecto a la iglesia católica, para iniciar su movimiento protestante.