Concepto de púgil

La palabra púgil procede del latín “pugil”, término integrado por “pugnus” en el sentido de puño, y por el sufijo de capacidad “il”.

Púgil es sinónimo de boxeador, el que usa los puños para pelear en competencias deportivas. Existieron púgiles desde muy antiguo, entre los egipcios, mesopotámicos. En Grecia fue juego olímpico desde el año 688 antes de Cristo. Los romanos tenían luchadores que solo empleaban sus puños para la lucha, incluso se usaban unos guantes de metal con clavos, para aumentar la capacidad de agresión, pudiendo ser letal. Con el advenimiento del cristianismo el pugilismo fue prohibido en el continente europeo, subsistiendo en Asia; aunque fue a fines del siglo XVII cuando este deporte se hizo popular, empezando por Inglaterra, donde el “boxing”, llamado así porque se lucha dentro de un espacio cuadrado, que semeja una caja, nació practicándose entre personas de clases sociales humildes, y como modo de subsistencia.

En la actualidad es un deporte que se desarrolla entre dos contendientes usando los puños, cubiertos con guantes (desde 1887) y con protector bucal. Se busca golpear al adversario, hasta dejarlo fuera de juego, nocaut, al no poder levantarse en un cierto tiempo, pero solo pueden golpear por encima de la cintura. Si no se logra el nocaut, gana quien obtuvo mayor puntaje.

Ser púgil es una actividad que requiere mucho entrenamiento físico y el conocimiento de técnicas, y es de mucho riesgo. Por eso se han reducido las peleas por títulos, de 15 a 12 asaltos. Los competidores pelean agrupados en categorías de acuerdo a su peso.

De ser un deporte típicamente masculino, poco a poco, en las últimas décadas, el boxeo femenino fue ganando terreno.
El “Púgil en Reposo” es una escultura de 1,20 metros de altura, hecha en bronce, que muestra a un púgil musculoso descansando después de una pelea, sentado sobre una roca, con el rostro golpeado y girado hacia un lado. Fue hallada en Roma en las termas de Constantino en 1885.