Concepto de estropear

Estropear es un verbo transitivo, regular y pronominal, de primera conjugación, que llegó al español desde el italiano “stroppiare”, que, a su vez, lo tomó del latín vulgar “extorpiare”, integrado el vocablo por el prefijo de exclusión “ex” y por el verbo “torpere”, en el sentido de estar muy quieto o tieso.

La acción de estropear es sinónimo de dañar, deteriorar, maltratar e inutilizar a alguien o a algo, en diferentes grados, pudiendo ser hecha la acción por un ser humano, de forma culposa, accidental o dolosa, o ser un acto de la naturaleza, y, por lo tanto, accidental.

Ejemplos: “He estropeado mi vestido nuevo, por descuido, al derramarme sobre él, el helado que estaba comiendo”, “Mi automóvil quedó muy estropeado tras el choque, y el seguro no se hará cargo, pues ha sido por negligencia mía”, “La fuerte tormenta estropeó el techo de mi casa, y le arrancó dos chapas”, “El exceso de lluvias estropeó la cosecha”, “El perro se subió al sillón con las patas embarradas y estropeó el tapizado” o “Mi hijo se enojó con su compañero de colegio y le estropeó su cuaderno, rayándoselo, y por ello, recibió una reprimenda de su maestra”.

También pueden estropearse o arruinarse los planes, por diferentes motivos: “Tenía la idea de abrir un negocio de panadería el próximo mes, pero la crisis económica estropeó mi plan”, “Iba a viajar a México este año, pero me enfermé, y por eso mi plan se estropeó”, “Me olvidé de retirar a tiempo la comida del horno y estropeé la cena” o “Por no estudiar, estropeé la posibilidad de recibirme de arquitecto a fin de año”.

Otra cosa que puede estropearse es la salud, física o psicológica y los sentimientos, propios o de otros, por ejemplo: “Trabajando tanto y descansando tan poco, terminaste arruinando tu salud”, “El maltrato que sufrí por parte de mi pareja, estropeó mi alegría y mis ganas de vivir”, “Quien consideraba mi amigo me falló y estropeó mi confianza hacia él” o “Se estropeó la confianza de la gente en el gobierno, con medidas tan poco populares”.

Lo que se ha estropeado a veces puede repararse, quedando del mismo modo o en similar estado, con costos materiales y/o morales variables, y, en otros, es irreparable. Por ejemplo: “La pintura del living está estropeada así que la repintaré y quedará como nueva” o “El accidente estropeó su cuerpo de manera permanente, y ya no podrá caminar”.