Concepto de aserradero

La palabra aserradero designa el lugar donde se realiza la actividad, artesanal o industrial y mecanizada, de aserrar la madera. Aserrar es un verbo que nos llegó desde el latín “serrare” que designa la acción de usar una sierra para partir o cortar algo. Lo primero que se usó para cortar los troncos de los árboles, fueron las sierras mecánicas que lograban moverse usando molinos de agua, por lo que esta obra se realizaba en lugares cercanos a fuentes hídricas.

Un aserradero o serrería es una instalación mecanizada o artesanal dedicada al aserrado de madera, por lo cual ésta es su materia prima, la que reciben y almacenan, cuidando que conserve su humedad adecuada y colocando fungicidas para su protección contra la acción dañina de los hongos. Luego la preparan, secan en hornos, y se clasifican los troncos según su especie, descortezándolos en algunos casos, y quitándoles las piedras que pudieran contener y que pudieran provocar daño a las sierras. Se continúa, cortándolos con discos o sierras circulares y trozándolos, a través de cortes transversales, y cepillándolos.

De un solo tronco pueden obtenerse varias tablas, cuya calidad y longitud dependen de la del tronco del que proceden.
Los aserraderos preparan la madera para su posterior uso en diversas industrias, como la construcción o la carpintería. Usan madera de su propiedad o provista por terceros.

Algunos aserraderos son pequeños y con poca tecnificación. Cuentan con una sola sierra principal, un carro que transporta los troncos y además una canteadora doble, que funciona merced a un motor, que dos trabajadores accionan.

Los modernos aserraderos, cuentan con sistemas computarizados, que luego de pasar los troncos por la sierra, separan las tablas de sus desechos. Luego se les da la forma requerida y deseada, formateando sus extremos y emparejándolos. Trabajan allí centenares de obreros y personal técnico especializado.

El trabajo en los aserraderos es riesgoso, y susceptible de ocasionar accidentes laborales, como lastimaduras, torceduras y quebraduras, además de estar sometidos a la exposición de ruidos intensos y contaminación ambiental, por el uso de solventes y pesticidas. Es por ello que los trabajadores tratan de minimizar los riesgos usando cascos, lentes especiales, calzado protector, tapones auditivos, etcétera.

En la última etapa del proceso, las tablas son clasificadas y empaquetadas, según su calidad y tipo de madera, atando cada paquete con zunchos, para luego ser inventariados y ofrecidos a la clientela, con el objetivo de ser vendidos en el mercado interno o destinarse a la exportación.

Esta industria es altamente contaminante del medio ambiente, por la emisión de dióxido de carbono, óxido de azufre, de nitrógeno y polvo, que llegan a la atmósfera.