Concepto de borda

La palabra borda, con etimología en el fráncico “bord”, se refiere al canto superior del lado de una embarcación. Se trata de un parapeto de goma, acero o madera, que se coloca rodeando la cubierta principal del barco. En el caso de que sea una canoa, es lo que está colocado, como refuerzo, en el borde ensanchado de su lado.

En las galeras, embarcaciones antiguas, que contaban con velas y remos, la borda era su vela mayor.

Se conoce como motor fuera de borda, al motor de explosión, que está puesto en el exterior de las naves de pequeño tamaño, en el montaje de la popa. Posee una hélice, que le permite impulsarla y direccionarla, y es fácilmente desmontable.

Muchas cosas inservibles o descartables son arrojadas al mar, desde la borda; por eso, coloquialmente, y por extensión, se emplea la expresión “tirar por la borda” para hacer referencia a echar por tierra planes, que podrían haber funcionado, por ejemplo: “Estaba por recibirse de médico, pero se volvió adicto a la bebida, echando por la borda sus sueños de convertirse en un profesional, pues está siempre borracho” o “No tires por la borda nuestra relación, intentemos salvarla, ya que aún nos amamos”.

Procedente etimológicamente del franco *borda, que se traduce como “tabla”, se aplica en la zona de los Pirineos, al norte de la península ibérica, a cabañas, de dos plantas, que se construyen en piedra o madera, con tejado hecho de pizarra; para refugio de los pastores y del ganado, en la planta inferior; y para almacenar provisiones, especialmente heno y herramientas de trabajo rural, en la planta alta. Fueron habituales hasta mediados del siglo pasado.

También se usa el término para nombrar a una casa donde residen personas que se dedican a la ganadería, en contraposición a la casa de los labradores de la tierra.

Borda, es también un apellido, por ejemplo, el del psiquiatra argentino José Tiburcio Borda (1869-1936). Fue investigador y profesor titular de la Cátedra de Clínica Psiquiátrica de la UBA. En su honor, existe, en la ciudad de Buenos Aires, un hospital psiquiátrico que lleva su nombre. En 1986, se estrenó un documental, bajo la dirección de Marcelo Céspedes, titulado “Hospital Borda: un llamado a la razón”, que es un crudo testimonio del tratamiento que recibían los internos. A partir de 2010, se creó, el Centro Cultural del hospital Borda, en cumplimiento de la nueva Ley de Protección de la Salud Mental.

Buscar otro concepto