Concepto de tendal

La palabra tendal puede hacer referencia a un tendedero o lugar para colgar la ropa luego de ser lavada con el propósito de que se seque, en general al sol, aunque puede ser a la sombra o bajo techo, lo que es usual en días lluviosos.

Los tendales para colgar ropa pueden ser sogas asidas en ambas puntas de la pared, o ser estructuras metálicas que se atornillan a algún muro, construcción o techo, o contar con un pie, que sostiene varias varillas metálicas donde se coloca la ropa. Ejemplos: “Tengo un lindo patio soleado, así que pondré un tendal de punta a punta para colgar la ropa y que se seque al sol” o “Compré un tendal chico, para que entre en mi pequeño lavadero”.

También puede llamarse tendal a una cobertura de lona u otras telas, que protegen del sol, ya sea a los jardines, balcones, barcos, etcétera, siendo en este caso sinónimo de toldo.

Cuando se cosechan las aceitunas, o las avellanas, se coloca debajo de los respectivos árboles, un lienzo, largo y ancho, llamado tendal, donde se van juntando los frutos que se recogen.

En algunos países de América Latina, como Argentina, Uruguay, Bolivia, Chile y Paraguay, un tendal hace referencia a un gran número de cosas o de seres vivos (plantas, animales o personas) que quedan tendidos, luego de un accionar violento, ya sea humano o natural, por ejemplo: “Puse veneno para ratas y al otro día encontré un tendal de ellas muertas en el galpón de la chacra”, “El asesino dejó un tendal de víctimas en su accionar alocado y destructivo”, “Quedaron un tendal de plantas destruidas, como consecuencia de la fuerte tormenta” o “Hay un tendal de mercadería desparramada por el comercio, que quedó así cuando el ladrón debió huir precipitadamente de la escena del robo”.