Concepto de cheque

El cheque es un papel comercial privado, que contiene una orden de pago que se le da a una institución bancaria, y a la vez, una promesa unilateral de pago dirigida al beneficiario del cheque, a quien el Banco le abonará con los fondos que el librador, que es la persona que dio la orden e hizo la promesa, tiene depositada en la entidad bancaria, en una cuenta corriente. Puede suceder que no tenga fondos pero sí autorización para girar en descubierto. En ese caso el Banco abonará al beneficiario, y nacerá un crédito para con su cliente, por la suma adelantada más los intereses pactados, que son generalmente altos.

El cheque genera un vínculo entre el librador y el beneficiario, de naturaleza cartular o abstracta, o sea, que no interesa indagar el motivo por el cual el cheque se libró, y si hay fondos disponibles el Banco debe pagarlo. Si por cualquier causa fundada, el Banco no abonara el cheque, el librador debe hacerse cargo, ya que es el garante del pago.

El cheque es un instrumento formal ya que para ser válido debe reunir ciertos requisitos formales. En el texto debe decir “cheque”, contener un número de orden, la fecha en que fue creado, el nombre de la institución bancaria hacia la que el cheque se giró, y el domicilio de la institución, y la orden de pagar la suma de dinero determinada, sin condicionamientos. El cheque debe estar firmado por el librador, que debe ser una persona capaz de obligarse.

Los cheques pueden circular de una persona a otra como medio de pago a través de endosos (firma al dorso). El que recibe el cheque por endoso se convierte en su propietario. Si el cheque no dice el nombre del beneficiario no hace falta endosarlo.

El cheque es un título ejecutivo que permite al beneficiario si no ha podido cobrar el cheque iniciar una demanda judicial con solo presentar el instrumento, sin probar la causa que motivó su emisión.